Especiales

La receta para dar certidumbre a la inversión en infraestructura energética en México

El sector energético en México se encuentra en un punto clave y promover la inversión en infraestructura es fundamental para fortalecerlo. No obstante, estas inversiones conllevan numerosos riesgos y desafíos, y es común que se vean desincentivadas por factores sociales, económicos, técnicos y políticos.

En principio, se debe considerar que cualquier inversión en infraestructura energética debe realizarse a través de proyectos de capital que comprometan recursos para construir, mejorar o proporcionar mantenimiento a sus activos. Asimismo, debe obedecer a los intereses de la industria, el mercado, la comunidad y el gobierno.

De acuerdo con el “Global Construction Project Owner Survey” de KPMG, alrededor del 80% de los proyectos de energía y recursos naturales terminan sin cumplir los objetivos por los cuales fueron aprobados. Sin embargo, se han identificado una serie de mejores prácticas para lograr que éstos alcancen sus objetivos y sean concluidos satisfactoriamente. De acuerdo al Construction Industry Institute (CII) de la Universidad de Texas, el uso de mejores prácticas aumenta significativamente las probabilidades de éxito.

También te puede interesar: ISME, la organización de la industria energética en México

Por ello, es necesario promover un diálogo en el que se comparta conocimiento con base en experiencias reales y casos de éxito registrados, a fin de promover iniciativas que puedan replicarse o adaptarse en beneficio del país.

Por otra parte, la inversión en este tipo de proyectos debe atender a las necesidades de las partes interesadas con la intención de que sean viables y atractivos desde todos los frentes: seguridad, costo, calidad, operabilidad y resiliencia. Las mejores prácticas se deben promover y utilizar a través de toda la cadena de proveeduría. De esta manera, el cumplimiento de los objetivos de un proyecto de capital está implícito en todas sus fases: planeación, diseño, adquisiciones, logística y su construcción.

La infraestructura energética en un país como México es fundamental para su desarrollo económico y social. Este tipo de proyectos solo puede realizarse cuando existe certidumbre sobre las inversiones, tanto públicas como privadas; por ello la importancia de la promoción de las buenas prácticas que nos ayudan a tomar en cuenta a todos los actores que pueden estar involucrados.

Para lograr lo anterior, el pasado 8 de noviembre, la ISME y CII, junto con la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey (EGADE), llevó a cabo el “Primer Foro de Proyectos de Capital en la industria energética: mejores prácticas a través de la cadena de proveeduría”. Un espacio de discusión en el que se plantearon necesidades y soluciones para contribuir a una nueva etapa en el desarrollo y ejecución de proyectos de inversión para el mercado mexicano.


Para la ISME, es esencial comenzar a construir una visión a futuro y un diálogo entre la industria, el gobierno y la academia.

Related posts

Seguridad privada, vital para redoblar esfuerzos en la industria petrolera

Energy & Commerce

El IMP recibe certificación SQA

Aldo Santillán Alonso

Los estados petroleros de México aportan energía al OTC 2019

Aldo Santillán Alonso

Leave a Comment