29 C
Mexico
julio 3, 2020
Oil & Gas

El negocio de los combustibles está en las TAR

TAR-Terminales de Almacenamiento e Hidrocarburos-Ramses Pech

Por: Ramses Pech – Grupo Caraiva – León & Pech

El 1 de junio regresamos a la nueva normalidad, comenzamos a mover la economía y, actualmente, una parte fundamental que requiere atención inmediata es el almacenamiento de combustibles. En Estados Unidos y el resto del mundo, este asunto ha estresado a las economías ante la contracción de la demanda. Nuestro vecino del norte tiene al cierre de mayo alrededor de 255 millones de barriles de gasolina en Terminales de Almacenamiento y Reparto (TAR).  

En México, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Energía a la primera semana de mayo, existen 8 millones de barriles de gasolina; lo que equivale para 10 días, a una demanda de 780 mil barriles. La capacidad de almacenamiento a nivel nacional es de 21.6 millones de barriles, de la cual se utiliza alrededor del 30% al 40% en promedio.

En México son necesarias más inversiones para la construcción de nuevas TAR, ante la terminación de la vida útil de algunas que pertenecen a Petróleos Mexicanos; y frente a la contracción económica en los próximos meses, con un presupuesto reducido para la empresa en los siguientes años. Ante un mercado abierto, empresas como BP, ExxonMovil; Shell y Valero, que actualmente cuentan con permisos de importación de petrolíferos, podrán ingresar inversión para fortalecer la infraestructura de México que pueda asegurar una estrategia de largo plazo.

Relacionado: ¿CFE, qué quiere?: Ramses Pech

Estas empresas tienen como premisa la reducción de los costos de distribución, lo cual permitirá ofrecer precios más competitivos; así como inversión en nuestro país en miles de millones de dólares de aquí al 2023, en terminales e infraestructura de logística eficiente. Hasta noviembre del 2019, había un total de 122 permisos de almacenamiento de petrolíferos. De éstos, la Empresa Productiva del Estado cuenta actualmente con 78, mientras 44 son privados.

En un mercado parcialmente abierto, el negocio de los combustibles no está en las estaciones de servicio; deriva en cómo se almacena y realiza el mezclado en dichas terminales. El combustible que venden en la bomba y es adicionado en México es diferente en cada marca que hay en el mercado; debido a que cada comercializador o distribuidor lo ofrece según los aditivos que agregan en el mezclado, de conformidad con las normas mexicanas.

En los últimos años, en México la demanda promedio de gasolina es de aproximadamente 780 mil barriles por día. El 20% es producido por las refinerías en el territorio nacional y el 80% proviene de la importación. Esto representa alrededor de 624 mil barriles diarios; de los cuales 500 mil barriles (80%) de combustible son importados por Pemex y 124 mil barriles (20%) por privados. Esto indica que existe un mercado potencial que requiere de inversión.

Lee también: México: Mercado eléctrico en camino a la madurez

El almacenamiento de gasolina ha aumentado por la construcción de infraestructura y hace posible acumular de 7.5 a 8 millones de barriles totales de gasolina cruda; cuya mayor parte proviene de la importación. Es ahí donde existe un mercado de “aditivación” que está en crecimiento con base en la calidad de los combustibles en las estaciones de servicio, conforme a la normatividad vigente. En este contexto, la entrada del T-MEC podría dar lugar a una disminución de aranceles en las importaciones de aditivos; petrolíferos y materiales que mejoren la calidad del combustible. También podría dar acceso a patentes y adelantos tecnológicos que ayuden a mejorar el costo para los consumidores.

El negocio de Petróleos Mexicanos no está en las bombas de servicio, sino en la venta de combustibles en las TAR. Hoy, ante el COVID-19, se reafirma este concepto de mejorar la rentabilidad de la petrolera en conjunto con el mercado. Con base en lo reportado por Pemex al mes de abril, se observa una contracción del 48% en las ventas de gasolina de marzo a dicho mes, derivado de la reducción de la demanda nacional, que fue del 30%. 

Fuente: Gráficas con información de Petróleos Mexicanos

Al cierre del 2019, había alrededor de 70 proyectos de almacenamiento con capacidad nominal total de 45.5 millones de barriles, y una inversión total estimada de 4 mil millones 640 mil dólares focalizados en 22 estados. Empresas como IEnova, Howard y Valero han apostado a la inversión en almacenamiento en México.

Lo han realizado bajo una perspectiva de poder enviar combustibles desde sus refinerías y/o la compra en el mercado internacional o nacional. El almacenamiento de combustible es una prioridad para el país ante la nueva normalidad para hacer frente a las actuales posiciones de los países y evitar que sus economías colapsen.

Related posts

Aumentan a 129 casos confirmados de COVID-19 en Pemex

Energy & Commerce

México consolida un mercado de combustibles competitivo

Aldo Santillán Alonso

Aplazan iniciativa para fusionar IFT, Cofece y CRE

Efrain Mariano