31 C
Mexico
noviembre 25, 2020
Rosanety Barrios

La planeación de la generación eléctrica nacional: todo no se puede

¿A quién le sobra el gas? Rosanety Barrios

En días pasados, la Comisión Federal de Electricidad dio a conocer su decisión de cancelar los concursos de licitación de 3 diferentes plantas de generación eléctrica nacional. Esto ocurrió al tiempo que trascendió en redes sociales un oficio dirigido a la Secretaría de Energía, en el cual CFE informa de cambios relevantes en la planeación de plantas presentada en el PRODESEN 2019-2033. Por cierto, el único emitido hasta el momento por la presente administración, a pesar de que los tiempos para publicar la versión 2020-2034 han vencido ya.

Esta polémica decisión responde a las limitaciones de acceso a recursos públicos y deuda por parte de la CFE. Pero también, y muy particularmente, a las modificaciones necesarias en la planeación para atender las prioridades marcadas por el Ejecutivo Federal. Lo que veremos es que, si bien baja la meta planteada en 2019, la intención de cumplimiento representa el 71% de esa meta, solo que en plantas distintas a las anunciadas en PRODESEN.

Vayamos entonces al PRODESEN 2019-2033. En este documento se nos informó que en el periodo 2019-2024, la CFE se encargaría de desarrollar la entrada en operación de 11,758 MW para atender la demanda futura del país. Es relevante comentar que, de esta meta, el 56% o 6,579 MW, son plantas de generación detonadas la administración anterior. Las cuaes corresponden a las centrales Empalme 1 y 2; Topolobampo II y III, Escobedo, Valle de México II, Norte III y Centro. 

Más de Rosanety Barrios: Subsidios directos y cruzados en CFE

Todas estas plantas siguen avanzando en sus procesos. Por lo que hay bastante certeza sobre su entrada en operación en esta administración, (no dejo de destacar que la CCC Centro tiene aún pendiente de resolver la entrada en operación del gasoducto Morelos). 

Veamos ahora lo comprometido por la CFE a cargo de la presente administración: se nos dijo que se detonarían 5,179 MW, pero luego de los anuncios referidos, nos encontramos con que se espera que para 2024 se concluyan 3,665 MW, o el 71% de la meta originalmente comprometida por la presente administración. El cambio relevante está en las prioridades: se impulsarán nuevas plantas en las dos penínsulas (las más restringidas en oferta); así como una segunda fase de Tula, para atender la Zona Metropolitana del Valle de México y se respeta la planeación de las CCC Lerdo y Tuxpan.

Es un hecho que la crisis económica derivada de la pandemia es un factor externo que ha afectado a este gobierno. Lo que resulta inaudito es que, existiendo opciones para que se construya la infraestructura energética, se desaprovechen por razones ideológicas.

De nada servirá tener un nuevo Tratado de Libre Comercio ratificado y en operación con Canadá y EUA si nuestra planta industrial carece de energía de calidad y a precios eficientes. Ya que una gran parte de la competitividad nacional depende de ello. 

Related posts

Los principios detrás del despacho eléctrico: ¿la energía renovable es cara?

Aldo Santillán Alonso

Las ventajas del gas de la cuenca de Waha, Texas

Energy & Commerce

México y la transición energética: ¿última llamada al desarrollo?

Aldo Santillán Alonso