26 C
Mexico
septiembre 20, 2020
Sergio Pimentel

La CNH en un doble papel, ¿qué hacemos con los recursos prospectivos?

La pandemia y la industria petrolera nacional

La CNH en un doble papel, ¿qué hacemos con los recursos prospectivos?- Por Sergio Pimentel

El mes pasado comentamos el doble papel que tiene la CNH: como órgano regulador de las actividades de exploración y extracción, por un lado. Y como representante del Estado Mexicano en los contratos en la materia, por el otro.

Estas actividades constituyen un área estratégica del Estado, y se llevan a cabo a través de dos vías: como regla general, mediante rondas de licitación internacional; en las que pueden participar Pemex y el resto de empresas de energía, públicas o privadas. Las rondas deben ejecutarse a la luz del principio de competencia y máxima transparencia. Y por excepción, a través de asignaciones que la Secretaría de Energía, con la opinión favorable de la CNH, otorga directamente a Pemex.

Un dato relevante es que, hoy en México, el 69% de los recursos prospectivos se encuentran “ociosos” (en otra entrega ya abordamos lo que son estos recursos).  Es decir, el 69% de la riqueza de petróleo y gas del país no está en manos ni de contratistas, ni de Pemex.

Más de Sergio Pimentel: La CNH en un doble papel

Las actividades petroleras amparadas, tanto en contratos como en asignaciones; tienen un riesgo y un ritmo que es imposible alterar en aras de obtener resultados en el corto plazo.  La CNH ha aprobado 130 planes, de los cuales 89 son de exploración y sólo 41 de desarrollo. Por otro lado, tratándose de asignaciones, de las 396 existentes 275 son de extracción; pero la enorme mayoría de ellas se encuentran ya en una etapa de franca declinación.

Ante la inminente, y muy necesaria, transición energética que se vive en el mundo; en la que se incentiva el aprovechamiento de energías más limpias que los combustibles fósiles, una pregunta que me parece debemos plantearnos es: ¿qué hacemos con nuestros hidrocarburos? 

No debemos perder de vista que la exploración y extracción de petróleo y gas deben servir para que la nación se haga de recursos que contribuyan a su desarrollo a largo plazo.

Retomar las rondas de licitación, y cuando resulte procedente, asignar a Pemex determinadas áreas para su aprovechamiento, constituyen vías que se vuelven indispensables para aprovechar la enorme riqueza que, afortunadamente, tenemos en el país.  Dejar las áreas sin aprovechar, sin explorar, nos condenará en el mediano y largo plazo a no contar con los insumos (combustibles y petroquímica) que hoy son el alimento de nuestra planta productiva. 

Related posts

Una nueva realidad

Energy & Commerce

El Ford del abuelo

Aldo Santillán Alonso

Asignaciones y contratos petroleros. Primera arte

Aldo Santillán Alonso