28.3 C
Mexico
marzo 7, 2021
Infraestructura Logística, Transporte y Almacenamiento

Transporte y almacenamiento de hidrocarburos, garantes de la soberanía energética

Almacenamiento de Hi

En un país petrolero, la soberanía energética podría definirse como el derecho que poseen los ciudadanos para tomar sus propias decisiones respecto a la generación, distribución y consumo de energía.

Sin embargo, esa tesis podría estar lejos de la realidad si no existe una infraestructura suficiente para garantizar el suministro energético en todas sus fuentes; y por lo tanto, la soberanía energética. Petróleos Mexicanos se ha encargado por más de ocho décadas de velar por los intereses energéticos del país. En ese periodo, las administraciones al frente de la petrolera han cumplido con el principio básico encomendado: suministro de insumos energéticos.

No obstante, el país está lejos de tener un abasto garantizado, en gran medida por la ausencia de una infraestructura energética suficiente y una estrategia de logística adecuada en toda la cadena de valor. A comienzos del año pasado quedó de manifiesto la fragilidad de México en materia de transporte y almacenamiento de combustibles. El desabasto de gasolina en 11 entidades evidenció la limitada infraestructura energética en ambos rubros.

Más de transporte y almacenamiento: Energía solar y almacenamiento, el futuro de la infraestructura energética

Se estima que nuestro país cuenta con una capacidad de abastecimiento en reservas de hidrocarburos de sólo tres días. Además, Pemex posee un número ajustado de terminales de almacenamiento y sus unidades de transporte y distribución también son escasas. 

Crisis de suministro

En los primeros cuatro meses del 2019, Petróleos Mexicanos multiplicó sus recursos en la contratación de pipas y autotanques para proveer hidrocarburos líquidos durante la crisis de suministro. De acuerdo con datos de Pemex Logística, del 1º de enero al 25 de abril de 2019, el costo por desplazamiento de hidrocarburos líquidos sumó 742 millones 826 mil 944 pesos. 

La cifra representó un incremento del 60% en relación con los primeros cuatro meses del 2018. Al final de ese ejercicio reportó mil 348 millones 690 mil 460 pesos por costos de transporte. En ese momento, la estrategia del gobierno federal incluyó la compra de 612 pipas operadas por la Secretaría de la Defensa Nacional para el traslado de combustible. El costo total fue de 84.6 millones de dólares y se agregó una capacidad de 134,500 barriles diarios, es decir, 11% adicional. 

Sin embargo, las maniobras son insuficientes si se considera que el consumo diario es de alrededor de 780 mil barriles de gasolina. Al respecto, especialistas advierten que es un riesgo para la seguridad interna no contar con infraestructura energética suficiente y una logística integral suministro. Consideran que el nivel ideal de almacenamiento de combustibles de México debería ser de 21 días. Países como Estados Unidos y Canadá cuentan con un margen de maniobra de tres y dos meses, respectivamente.

Cadena de suministros de Pemex

Como parte de su estrategia para suministrar petrolíferos, la Empresa Productiva del Estado dispone de una flota de naves marítimas para cumplir con el traslado náutico de productos petroleros en los litorales del Golfo y el Pacífico.  De acuerdo con su sitio web, posee una flota de 16 buques tanque de nueva generación, que cuentan con una estructura de doble casco reforzado y con sistemas para el control, supervisión y prevención de descargas de aguas oleosas. Los productos que transporta son: gasolinas, crudo, diésel, turbosina y combustóleo pesado.

Asimismo, con base en información proporcionada por Pemex Logística, ésta tiene el compromiso de ofrecer un servicio de transporte eficiente, garantizando la excelencia operativa de sus actividades con apego a la normatividad y regulación nacional e internacional en materia de protección al medio ambiente marino. 

Contamos con una flota segura y de primera calidad que hace posible el transporte marítimo de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos entre terminales estratégicas; con el recurso humano especializado y comprometido a ofrecer un servicio de calidad”, expone en su sitio web. Según Pemex Logística, sus naves cumplen con los requerimientos del Índice de Diseño de Eficiencia Energética (EEDI por sus siglas en inglés).

Lo anterior se traduce en mejoras para la navegación, incremento de la velocidad, ahorro de combustible y reducción de gastos de operación. Asimismo, brinda costos más competitivos para generar valor económico a sus socios comerciales.

Gracias a que nuestros navíos están destinados exclusivamente para el servicio de transporte marítimo, se tiene capacidad administrativa y operativa para brindar el servicio. Y, en caso de ser necesario, incrementar el número de unidades de acuerdo a los requerimientos de nuestros clientes, para atender así las demandas puntuales de nuestro mercado”, informa Pemex Logística. 

Infraestructura de Petróleos Mexicanos

El traslado de hidrocarburos se efectúa a través de diversas rutas nacionales entre las 15 terminales marítimas de Pemex Logística y de sus clientes. En cuanto a ductos, la Empresa Productiva del Estado tiene una red superior a los 17,000 kilómetros en territorio nacional para transportar petrolíferos y petroquímicos. Su infraestructura de transporte por ductos de acceso abierto está conformada por diez sistemas a lo largo del país. 

Los sistemas para transportar petrolíferos son: Rosarito; Guaymas; Topolobampo; Norte; Sur-Golfo-Centro-Occidente; Progreso, Zona Sur-Golfo-Centro-Norte para el transporte de crudo; Nacional para de Gas Licuado del Petróleo y Hobbs-Méndez. También tiene un sistema de transporte de petroquímicos. En cuanto a Terminales de Almacenamiento y Distribución, Pemex Logística posee 80 unidades TAD, las cuales suman una capacidad operativa de 11 millones 971 mil 619 barriles. 

Desafíos para el transporte de hidrocarburos

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) advirtió que la falta de diversidad en la infraestructura petrolera del país puede afectar en un futuro la seguridad y soberanía energética de México. Alertó que entre el 2000 y 2017, sólo se construyó un almacén de combustible y la red de unidades de transporte no se modernizó.

Un estudio de la consultora PwC evaluó que las redes de transporte de combustibles y las plantas de almacenamiento deben crecer por razones comerciales, logísticas, estratégicas y de seguridad nacional. Igualmente, analistas estiman que, con la nueva normalidad, Pemex también deberá adaptarse a nuevos patrones de consumo, competencia y eficiencia. Las herramientas tecnológicas deben ser activos imprescindibles en la modernización de la infraestructura.

En palabras de Esteban Rojas Hernández, analista independiente del sector energético, Pemex requiere activar un programa integral para el traslado de combustibles, apoyado en innovaciones tecnológicas, como sistemas de videovigilancia y radares. En ese sentido, considera que el sector privado definitivamente debe ser un aliado estratégico para que la Empresa Productiva pueda garantizar el suministro energético. Pero antes, los particulares deben actualizar sus estrategias de negocios para superar los complejos desafíos de la actual normalidad. 

Para transportar hidrocarburos; y procurar la soberanía energética, deberán renovar sus flotillas, equiparlas con nuevas tecnologías y profesionalizar a sus operadores con el fin de garantizar los traslados. Las empresas privadas interesadas en abastecer los mercados de petrolíferos, o en participar en sus cadenas de internación-transporte-almacenamiento-distribución, también deberán generar una visión integral que incluyan estrategias para optimizar la producción nacional de productos refinados.

Transporte y almacenamiento de hidrocarburos, garantes de la soberanía energética- Por Efraín Mariano

Related posts

Marathon Petroleum e Itzoil firman contrato de almacenamiento

Efrain Mariano

Total México inicia su expansión en Jalisco: inaugura 23 gasolineras

Efrain Mariano

SFP suspende a servidores públicos por robo de hidrocarburos

Aldo Santillán Alonso