Oil & Gas

Información geológica en secciones superficiales

Información geológica en secciones superficiales

El estudio técnico abordó la consideración geológica basadas en secciones superficiales del Cerro “El Tortuguero”, ubicado en Macuspana, Tabasco, México.

La exploración petrolera en la cuenca comenzó en 1886 con la perforación del pozo exploratorio Sarlat.  Actualmente es una de las áreas productoras de gas natural más importante del país.

Este reporte tiene como objetivo mostrar una sección estructural medida en superficie y el análisis petrográfico de algunas muestras. El estudio ofreció un panorama general de la situación geológica y petrográfica del área de estudio.

El cerro “El Tortuguero” se localiza en la porción suroeste de la Cuenca Macuspana, en las localidades de José María Pino Suarez, Abasolo y Narciso Mendoza. La exploración petrolera en la cuenca comenzó en 1886 con la perforación del pozo exploratorio Sarlat.  

A pesar del interés económico-petrolero de la Cuenca Macuspana, no existen trabajos previos que estudien el estilo de deformación de la estructura carbonatada del área de estudio; pero sí existen estudios regionales que describen la evolución geológica de la región.

Te puede interesar: Enfoque multifractal en hidrocarburos

El estudio, por otra parte, ofreció resultados interesantes. Al final se obtuvo una sección estructural del cerro “El Tortuguero” con orientación SW-NE.

La interpretación de la sección con base en la información estratigráfica, estructural y geomorfológica mostró una variación de la litología de oeste partiendo con carbonatos muy erosionados; seguidos de margas recién expuestas, terminando con carbonatos con alto contenido fosilífero hacia el este de la línea de sección A-A.

El cerro El Tortuguero, asimismo, se definió estructuralmente como un monoclinal. La resistencia a la erosión litológica de las calizas contrastó mucho con la resistencia a la erosión de las areniscas más jóvenes y con los depósitos más viejos; por eso se produce el relieve topográfico que se observa a través de la línea de sección A-A.

En las faldas del cerro, al sur, se comprobó que existe presencia de rocas sedimentarias margas; esto nos indica que tectónicamente la formación del monoclinal se debe a la influencia del diapirismo del Mioceno y está poco relacionado con el plegamiento de la Sierra de Chiapas.

Esto, en conclusión, explica la formación de un pliegue en la misma ubicación donde se encuentran ese tipo de rocas.

El ingeniero José Enrique Cerino Domínguez presentó el trabajo en la reciente edición del Congreso Mexicano del Petróleo (CMP).

Related posts

La Constitución tras la Reforma Energética

Energy & Commerce

Estimulación matricial mixta energizada con WCP-1

Efrain Mariano

México se alineará al contexto mundial: Rocío Nahle

Efrain Mariano