32 C
Mexico
septiembre 19, 2020
Columnistas Gaspar Franco

El gas para fortalecer la seguridad nacional

El gas, si es bien aprovechado, es de apoyo para la seguridad nacional y transición energética

El gas para fortalecer la seguridad nacional: Gaspar Franco

Sin duda, el gas es el hidrocarburo que, si es bien aprovechado, es aceptado como una de las fuentes de energía de gran apoyo a la transición energética en la mayoría de los países.

En México, más del 70% del gas que se consume proviene de la producción del vecino del norte. Por cierto, gran cantidad de ese gas se obtiene de pozos que fueron estimulados para incrementar su producción; mediante la técnica de fracturamiento hidráulico, mejor conocida como fracking.

Es de entenderse que, si un país tiene a su alcance al suministrador de gas más grande del mundo, y que además los precios son muy competitivos, se antoja seguir comprando; construyendo ductos para transportarlo y dejar para después la exploración, evaluación y posible desarrollo de sus grandes volúmenes de recursos contenidos en el subsuelo.

Relacionado: Proyecciones de producción y consumo de energía

Esa situación pone al país en algo que muchos expertos señalan como falta de seguridad energética; otros dirían que se vulnera la seguridad nacional. Comprar gas está bien, pero no se está aprovechando el gran potencial de reservas y recursos prospectivos convencionales y en los dudosos y temibles no convencionales.

Hace algunos años existía el PEG (Programa Estratégico de Gas), que pretendía generar e implementar proyectos de exploración y producción de gas con el propósito de asegurar el suministro en el país. Sin embargo, en esas épocas el precio del petróleo se hizo muy atractivo; y provocó que los proyectos fueran mucho más rentables hasta para darse el lujo de desaprovechar el gas asociado al petróleo.

La seguridad energética puede llegar a ser muy vulnerable si no se invierte o no se permite invertir en la exploración y extracción de gas. Promover los proyectos asociados a este recurso podría apoyar a detonar la demanda de bienes y servicios; construcción de una gran cantidad de infraestructura en la que pudieran participar proveedores nacionales e internacionales; generar empleos, e ir recuperando la capacidad de producción de gas del país. El gas no es sólo para fortalecer la economía y la transición energética, es para fortalecer la seguridad nacional. 

Related posts

Entendiendo el mundo de la sostenibilidad

Energy & Commerce

La supervisión en el sector de hidrocarburos debe fortalecerse

Aldo Santillán Alonso

Érase una vez las licitaciones petroleras de México

Aldo Santillán Alonso