Por: Sergio Pimentel Vargas

El país atraviesa un momento crucial en materia energética.  Después de vivir prácticamente 80 años en un escenario en el que dos entidades paraestatales fueron las responsables de los sectores de hidrocarburos y eléctrico, a finales de 2013 se publicó una reforma constitucional que involucró tres artículos sustantivos y 21 disposiciones transitorias. Con ella, se permitió la inversión privada, nacional y extranjera en las áreas estratégicas de planeación y control del Sistema Eléctrico Nacional; servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica, y la exploración y extracción de los hidrocarburos.

Después de dicha reforma, el marco legal se modificó con la publicación de nueve leyes nuevas y reformas a 12 ya existentes, enriqueciéndose, adicionalmente, con una muy intensa actividad reglamentaria.

Estoy convencido que uno de los pendientes que tenemos todos los que estamos interesados en los temas relacionados con la energía, es el de la adecuada comunicación.  Nos han faltado claridad y acertividad para exponer lo que este cambio normativo significa; para transmitir sus implicaciones y consecuencias, y también para analizar, fría y objetivamente, sus resultados, tanto los positivos como aquéllos en los que, por supuesto, tenemos trabajo por hacer. Es por esto, que realmente valoro y agradezco la invitación de Energy & Commerce, de su Directora General, Rubí Alvarado, y su Director Editorial, Aldo Santillán, para incorporarme a las páginas de esta revista.

Evidentemente, la comunicación es una carretera de ida y vuelta. Los invito a sugerir temas y, sobre todo, a no perder de vista que, si la energía es de todos y para todos, está en nosotros “aligerar” el lenguaje y procurar con ello hacer de estos temas, que suelen ser técnicamente complejos, algo que pueda ser explicado y entendido por un número cada vez mayor de nosotros.

Sergio Pimentel Vargas es abogado por la Escuela Libre de Derecho. Fue Coordinador de Asesores del Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal y Consejero Adjunto de Consulta y Estudios Constitucionales, donde participó en los equipos técnicos que elaboraron las reformas constitucionales en materia energética del 2013. Se desempeñó, también, como asesor del Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR; asesor del Cónsul General de México en la Ciudad de Houston, Texas, y asesor del Subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la SEGOB. Pimentel Vargas fue designado por el pleno del Senado de la República como Comisionado de la CNH, hasta el 31 de diciembre de 2020.