30 C
Mexico
octubre 24, 2020
Manuel Rodríguez

Sin tiempo que perder en materia energética

Pemex: Empresas Privadas Conjugan Esfuerzos

Uno de los principales efectos de la emergencia sanitaria que vivimos es la paralización productiva energética de China; donde apareció el primer brote del Covid-19. Esta consecuencia ha interrumpido los canales de suministro de la economía mundial; además de reducir en un 20% el consumo mundial de petróleo.  

La disminución de la demanda internacional y la guerra de precios protagonizada por Arabia Saudita y Rusia, han repercutido en una baja en los precios de la mezcla mexicana de petróleo crudo de exportación. Al inicio del año, ésta oscilaba en 56 dólares y, para el 9 de marzo, descendió hasta los 24.43 dólares. Luego sufrió otro desplome el 18 de marzo, al cotizarse en 14.54 dólares, su nivel más bajo en 18 años. Finalmente, se situó en 15.33 dólares el 24 de marzo. 

Ante los efectos para la economía y finanzas nacionales, agravados por el alza del dólar, es necesario un plan económico de contingencia que, en su vertiente energética, nos permita retomar el rumbo de inmediato, una vez superada la crisis sanitaria. Mientras tanto, no hay tiempo que perder. Se tienen que tomar decisiones urgentes para darle un respiro al sector energético y a las finanzas nacionales. 

Más de Manuel Rodríguez: Iniciativa para impulsar la Transición Energética

Entre las medidas, se pueden concluir los acuerdos de unificación entre Pemex y Talos Energy por el megayacimiento Zama, que ambas petroleras comparten. Su potencial se estima en 800 millones de barriles de petróleo recuperable. Para tal efecto, el criterio que debe prevalecer es quién de las partes está en la mejor posición de iniciar las labores de producción, con base en las leyes mexicanas, las capacidades técnicas y financieras. Igualmente, deben tomarse en cuenta las evidencias de los trabajos de exploración realizados por la petrolera privada, que ha invertido 12 mil millones de pesos. 

En las actuales circunstancias, no se puede seguir atrasando la producción de un campo que aportaría el 20% de la producción nacional, por las divisas que representa para el erario público. Lo anterior, derivado de las regalías del 80% de las ganancias de la empresa privada, que se estima en 30 billones de dólares para el Estado Mexicano en 30 años.

Related posts

Informe Anual en el Rubro Energético

Aldo Santillán Alonso

Ajustes en la recuperación petrolera

Energy & Commerce

Energy Outlook 2020: análisis

Energy & Commerce