Oil & Gas

Ciberataque, llamado de atención al mundo

Ciberpiratas afectaron oleoductos en EU

El ciberataque a la red de oleoductos de Colonial, es una llamada de atención para Estados Unidos y para el mundo entero.

Es de tal magnitud el aviso que los reguladores federales de energía piden a los CEO de energía que intensifiquen sus defensas cibernéticas tras el ataque de ransomware.

El viernes pasado el Oleoducto Colonial, que entrega casi la mitad del diésel y la gasolina consumidos en la Costa Este del país cerró el viernes luego del ciberataque.

La interrupción del suministro aumenta ya el precio a 3 dólares por galón de gasolina en Estados Unidos, por primera vez desde 2014.

Para los reguladores, todos los CEO del sector energético, y especialmente los CEO de oleoductos, deben revisar profundamente sus protocolos de seguridad.

El incidente puso de manifiesto cuán vulnerable es la infraestructura crítica de la nación a los ataques cibernéticos.

Oleoductos, en primer línea de defensa

Estos oleoductos están ahora, en muchos sentidos, en la primera línea de defensa nacional, de acuerdo a funcionarios del gobierno.

Las versiones señalan que un grupo delictivo DarkSide es responsable del ciberataque al oleoducto de productos refinados más grande de Estados Unidos.

Por su parte Greg Valliere, estratega en jefe de política estadounidense de AGF Investments, dijo que el último ataque debería ser una «alerta roja» para la Casa Blanca.

En este contexto la Casa Blanca formó un grupo de trabajo interinstitucional durante el fin de semana para discutir escenarios y planificar los próximos pasos.

Es posible que la administración Biden prepara un decreto para responder mejor y defenderse de los principales ciberataques.

Sería difícil encontrar un objetivo más grande que el Colonial Pipeline, que transporta más de 100 millones de galones de combustible diarios la costa del Golfo a la costa este.

El problema es que un cierre prolongado dejará a los conductores y los aeropuertos sin el combustible que necesitan, justo cuando la economía estadounidense se reabre.

También puedes leer: Consecuencias del ciberataque en EEUU

Según la duración del cierre, el impacto de la oferta podría dejar a la región con una escasez generalizada de combustible, estiman analistas.

Eso se sumaría a otros productos que tiene problema de escasez y que afectan la economía de Estados Unidos como chips de computadora, acero, madera e incluso trabajadores.

Dudas sobre reinicio de operaciones

The Colonial Pipeline Company, una empresa privada con sede en Alpharetta, Georgia, ha dicho que ya desarrolla un plan de reinicio del sistema.

La empresa confirmó que sus cuatro ductos principales permanecen fuera de línea, pero algunos más pequeños entre terminales y puntos de entrega ya funcionan.

Por su parte la Casa Blanca dijo el lunes que no hay problemas con el suministro de combustible.

También, que la administración de Biden trabaja con Colonial Pipeline para mitigar los efectos del ataque de ransomware y el posterior cierre del oleoducto.

Pero el ataque es solo el último evento sorpresa que ha interrumpido una parte clave de la infraestructura energética mundial.

En 2019, un ataque a Saudi Aramco provocó una interrupción severa que hizo que los precios del petróleo se dispararan brevemente.

A principios de este año, un apagón mortal se apoderó de Texas después de que las bajas temperaturas dejaran fuera de servicio las instalaciones de gas natural, carbón y eólicas.

El cierre del Colonial Pipeline también plantea preguntas sobre la preparación cibernética de la instalación y la industria energética en general.

Related posts

Pemex alcanza acuerdo con Odebrecht: AMLO

Efrain Mariano

Pemex invertirá 2.55 mdd en aguas profundas

Efrain Mariano

Almacenamiento de hidrocarburos, meta inconclusa

Energy & Commerce