Oil & Gas

Retos de la exploración y producción en la industria petrolera

industria

Retos de la exploración y producción en la industria petrolera – Paola Sánchez

Incluso cuando la integración de las energías renovables es cada vez mayor en la industria; instituciones como la consultora Wood Mackenzie indica que el carbón, el petróleo y el gas cubrirán aún el 85% de la energía mundial para 2040. En este contexto resulta indispensable considerar cuáles serán algunos de los retos que enfrenta y enfrentará la industria petrolera.

En la actualidad, los combustibles fósiles siguen representando el 90% de la matriz energética mundial, es decir, para 2040 la reducción esperada será apenas del 5%. Por otro lado, “las energías renovables sólo representarán el 8% de la generación total de energía a partir de ese año”. Uno de los autores del estudio de la consultora, David Brown; ha señalado que esta dependencia a los combustibles fósiles “es una llamada de atención para los gobiernos y la industria energética”.

A estas cifras tan representativas del sector, se debe sumar el ajuste del panorama energético como consecuencia de la pandemia por COVID-19. Durante el 2020 fue notoria una de las mayores caídas de las emisiones de CO2 en mucho tiempo; sin embargo, este declive fue también propiciado a costa de la caída de la economía mundial a causa del confinamiento.

Por ello, pese a la reactivación paulatina de las actividades económicas a escala global; uno de los retos principales para la industria, es la estrategia precautoria de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y otras naciones de mantener limitaciones en la producción de crudo.

Estas medidas precautorias se han visto también reflejadas en que los productores de petróleo de Estados Unidos no han incrementado la extracción ante el alza de los precios, lo cual contribuye a la inflación. José Valera, abogado y experto petrolero de Mayor Brown, señala que los conductores “están pagando en torno a un 40% más por galón que hace un año”.

Agotamiento de producción convencional

Asimismo, en el marco de la reactivación y como medida para el cuidado del medio ambiente; las industrias nacionales e internacionales abren caminos para la instalación de infraestructura de fuentes renovables. No obstante, esto produce otro de los retos para la industria; el cual implica que cada vez las inversiones para el petróleo son menores por parte de varias empresas petroleras.

Ante esta circunstancia, expertos como Mark Finley, investigador del Centro de Estudios de Energía de la Universidad de Rice ha señalado que el desafío clave para la sociedad, las políticas y las empresas es “¿cómo sigues proveyendo energía confiable y económica para mantener la economía funcionando hoy, mientras al mismo tiempo inviertes y planificas la transición hacia un futuro bajo en combustibles fósiles?”

Esto abre la puerta a uno más de los retos de la industria en los siguientes 20 o 30 años; el cual tiene que ver con el llamado “pico del petróleo” y las capacidades de regeneración del planeta.

Este factor se explica con la Tasa de Retorno Energético (EROI por sus siglas en inglés), que se define como la cantidad de energía total que es capaz de producir una determinada tecnología o fuente energética frente a la cantidad de energía que requiere invertir para obtenerla. En otras palabras, el pico del petróleo ha significado invertir más tecnología, recursos y fondos para obtener menores tasas de energía en muchos casos.

Así, en una perspectiva a futuro, la industria se enfrenta con procesos de exploración, explotación y producción cada vez más complejos y, en muchos casos, contaminantes. En estos procedimientos resultará también importante considerar infraestructuras cada vez más resistentes a los impactos que generará la cada vez más riesgosa emergencia climática.

Desafíos energéticos en México

Por ejemplo, para el caso mexicano, la Secretaría de Energía señala que a partir de la Reforma Energética; el país enfrenta retos particulares en exploración y producción. El primero es la reclasificación de los recursos prospectivos en reservas; mientras que el segundo, respectivamente, se vincula al incremento del factor de recuperación de los campos petroleros.

Cabe destacar que, dentro de los recursos prospectivos, es necesario considerar también los yacimientos no convencionales. Al respecto, este tipo de proyectos implican una alta capacitación técnica, incluso cuando sus rendimientos llegan a ser menores; lo cual a corto plazo representa un desafío, pero a largo plazo puede ser una oportunidad que la industria tendrá que aprovechar.

Ante todo este panorama, si bien la contribución de la investigación y el desarrollo tecnológico serán fundamentales para la eficiencia de las actividades petroleras; también será determinante continuar impulsando la diversificación de la matriz energética a escala mundial y, sobre todo, la reestructuración de la dependencia energética en el modelo económico actual.

Related posts

Precios del petróleo rebotan; crudo WTI salta 6.5%

Efrain Mariano

Aprueban a Schlumberger proyecto de exploración superficial

Efrain Mariano

Proyectos energéticos detonarán el desarrollo en el sureste

Aldo Santillán Alonso