Artículos Oil & Gas

Ingeniería para infraestructura de gas natural

Ingeniería para infraestructura de gas natural

En México la infraestructura para el gas natural es vital, se vuelve cada vez más un factor de desarrollo nacional y regional. Por ejemplo, el proyecto del gasoducto submarino Texas-Tuxpan es de suma relevancia para abastecer a la industria; y a las plantas de generación eléctrica de la CFE del norte, centro y sur del país.

El desarrollo de este proyecto de infraestructura se incluyó junto con otros 11 gasoductos en el plan Quinquenal 2015-2019 de la CFE. Así, contar con una infraestructura sólida de gas natural es fundamental para garantizarle a los consumidores un suministro confiable de este combustible.

En México este tipo de industria ha progresado a través de diferentes proyectos de gasoductos, diseñados para llevar la molécula por todo el país y con ello satisfacer la creciente demanda del mercado. En este contexto, la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) sabe que la construcción de infraestructura permite llevar el gas natural a más industrias, comercios, familias y favorece la movilidad.

Un claro ejemplo de la forma en que el gas natural contribuye a la economía regional es la zona del Bajío; conformada por los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Querétaro y San Luis Potosí; misma que en 10 años (2008-2018) logró tener una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) superior a la media nacional; así como un aumento considerable de Inversión Extranjera Directa (IED), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

Expansión del sistema de gasoductos

Lo anterior debido a que en los últimos años, se ha registrado una importante expansión del sistema de gasoductos, lo cual ha incrementado tanto la oferta de gas natural en México; como la capacidad de transporte y la redundancia en el sistema de gasoductos. Y es que de acuerdo con cifras oficiales, el país cuenta con más de 16 mil kilómetros de gasoductos y 24 puntos de internación.

En cuanto a la distribución, hay 2.6 millones de usuarios, lo que significa siete por ciento de la cobertura residencial y comercial. En el año 2012, operaban en México 11 mil 347 kilómetros de gasoductos de transporte y desde entonces se han añadido cinco mil 411 kilómetros de gasoductos a la red. Para finales de 2019 la red llegó a 7 mil 542 kilómetros.

En este contexto, dentro de la infraestructura que se construyó, más la que continúa en proceso, existen gasoductos que pertenecen al Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural (Sistrangas) y otros son propiedad de terceros. Resulta que a partir de la reforma energética se anunció la construcción de diversos proyectos y aunque algunos se concluyeron, su operación estuvo detenida por una serie de desacuerdos entre las empresas contratadas y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Gasoducto marino Texas-Tuxpan

Tal fue el caso del gasoducto marino Texas-Tuxpan, resultado de licitaciones públicas organizadas por la CFE y ejecutado por el consorcio Infraestructura Marina del Golfo; una sociedad conjunta entre TC Energy Corporation (TransCanada) e Infraestructura Energética Nova (IEnova.) Este gasoducto, que tiene una longitud es de 800 kilómetros y 42 pulgadas de diámetro, se concluyó en junio de 2019, tras una inversión de 2 mil 100 millones de dólares. No obstante, tuvo problemas referentes a la negociación de las tarifas: tanto de servicio, servicio de transporte de gas, servicio de transporte de gas transparente y tarifa fija.

Es así como dos meses después, se anunció que el gobierno de la República y los privados encargados del proyecto llegaron a un acuerdo que le representa a la CFE un ahorro de 4 mil 500 millones de dólares, además de tarifas transparentes en cuanto al servicio de transporte y tarifas fijas niveladas a través del tiempo. Aparte de acuerdos más equilibrados en materia de casos fortuitos o de fuerza mayor, garantizando así el abasto de gas para la industria eléctrica.

Lee también: Mezcla de Pemex registra toma de ganancias

“Este gasoducto es de suma relevancia, ya que se traerá gas natural desde Estados Unidos hacia el centro del país. El proyecto resulta importante porque abastecerá a la industria y a las plantas de generación de energía eléctrica de la CFE, ubicadas en Tamaulipas y Veracruz, así como a otras regiones del oriente, centro y occidente con gas natural, combustible económico eficiente y limpio. El gasoducto Texas-Tuxpan se extiende desde el condado Nueces Brownsville en el sur de Texas hasta el municipio de Altamira en Tamaulipas, donde se instaló la estación de compresión más grande del país. Asimismo, se colocó una estación de medición, regulación y control para entregar a la central de ciclo combinado Altamira V. Cuenta con ruta hacia el sureste hasta el punto de bifurcación y desde ahí conectar al área de entrega/recepción de Naranjos; como al sitio de entrega/recepción en Tuxpan, Veracruz.

En tierra, el gasoducto proveerá a México de gas natural mediante sus conexiones con los ductos de TC Energía de Tamazunchale, San Luis Potosí y Tula, Hidalgo; así como con el Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural. Su capacidad es de dos mil 600 millones de pies cúbicos diarios; llevará gas a más de 14 centrales de generación de electricidad y apoyará a la industria nacional con mil 40 millones de pies cúbicos diariamente.

Presencia actual

La presencia de gas natural en este momento abarca 20 de las 32 entidades federativas del país. Es esencial llegar a aquellos que aún carecen de suministro para impulsar el arribo de nuevos negocios; y brindar mayor competitividad a la cadena de valor de la industria mexicana. En el sureste del país, donde la industria hotelera y restaurantera son importantes; el gas natural constituye una pieza indispensable. Para la AMGN es imprescindible que la suma de esfuerzos entre gobierno e industria fortalezcan el desarrollo energético del país. Particularmente en el caso del gas natural; uno de los objetivos es llevarlo a regiones o entidades donde aún no cuentan con él, como el sur-sureste del país.

Contar con una infraestructura sólida de gas natural es fundamental para garantizarle a los consumidores un suministro confiable de este combustible. En México este tipo de industria ha ido progresando a través de diferentes proyectos de gasoductos; diseñados para llevar la molécula por todo el país y con ello satisfacer la creciente demanda del mercado. La Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) expone que la construcción de infraestructura permite llevar el gas natural a más industrias, comercios y familias.

Related posts

Se publica decreto sobre Ley de Hidrocarburos

Efrain Mariano

Arabia Saudita convoca a una reunión de la OPEP

Energy & Commerce

Mezcla con pizarras positivas: +4.36% a 27.71 dpb

Efrain Mariano