Columnistas Oil & Gas

Guardia Nacional protegerá instalaciones de Pemex, ¿y el sector privado cuándo?

Guardia Nacional

Guardia Nacional protegerá instalaciones de Pemex, ¿y el sector privado cuándo? Por Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial® 

Los esfuerzos del Gobierno Federal para combatir el robo de combustibles no han resultado en una victoria contra este delito, que deja ganancias multimillonarias al crimen organizado.

A fin de mejorar y fortalecer la estrategia para erradicarlo; el gobierno ordenó desparecer la Subdirección de Salvaguarda Estratégica de Pemex para que a partir de este año la Guardia Nacional tome sus funciones.

En los próximos meses, sus mil 316 integrantes serán sustituidos por 10 mil elementos de la Guardia Nacional (GN). Un proceso de transición que implica también la firma de convenios de colaboración con las Fuerzas Armadas.

Además, Pemex donará a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) cinco aeronaves y seis ametralladoras adquiridas por el corporativo petrolero para labores de vigilancia y protección de sus ductos e instalaciones, lo cual, sin duda, se trata de un gran acierto.

Hasta aquí la estrategia parece buena, pero qué hay del sector privado que se enfrenta también a esta creciente problemática. ¿Dónde queda la seguridad de las infraestructuras privadas del sector energético mexicano que no contarán con el “beneficio” de ser protegidas por la Guardia Nacional?

El sector energético mexicano privado cuenta con cientos de instalaciones y activos de los que, en gran medida, depende el desarrollo nacional. Por ello, es sumamente importante mejorar su protección ante los diversos riesgos de seguridad que surgen todos los días; mientras una protección federal no se vea cercana. Este sector parece estar solo por el momento, por lo que hoy más que nunca debe desarrollar por su cuenta esquemas de protección integral.

Relacionado: ¿Seguridad Privada o Policía Minera? ¿Cuál es la mejor para proteger las minas?

La protección del personal es lo primero que debe contemplarse. Casetas y oficinas móviles con sistemas de seguridad avanzados, operados por personal altamente capacitado, son requerimientos cada vez más comunes en infraestructuras críticas.

Una vez asegurado el personal, lo segundo a establecer dentro de una estrategia de protección al sector energético privado son las instalaciones. Es sumamente recomendable trabajar coordinadamente con empresas profesionales de seguridad privada que permitan mantenerse alertas y reforzar las medidas de protección ante los principales riesgos que enfrenta el sector energético, como el robo de combustible o el sabotaje.

En el contexto violento que desafortunadamente se presenta en México, lo único que nos queda es robustecer nuestros sistemas y estrategias de protección institucional a través de expertos en el ramo que cuenten con la experiencia, capacitación y agilidad necesaria para adecuar los procedimientos y protocolos, según las necesidades del sector, ofrezcan soluciones tecnológicas que permitan resguardar las infraestructuras privadas,  y mantengan una comunicación y coordinación efectiva con todos los involucrados en los procesos y mecanismos de producción de combustibles, así como con las diferentes autoridades de seguridad pública, para poder reaccionar de manera oportuna y efectiva ante cualquier tipo de eventualidad.

Si por el momento la Guardia Nacional no está para el sector privado, el sector privado si debe tomar a la seguridad como su prioridad No 1 para seguir creciendo y enfrentar todas las amenazas y vulnerabilidades del sector en este 2022 que está iniciando.

Related posts

CNH aprueba plan de Diavaz por 1,581.7 mdd en campo Miquetla

Efrain Mariano

COMENER y CONCAMIN llaman a crear consenso energético

Efrain Mariano

Horario de verano, el domingo 4 de abril inicia

Energy & Commerce