Generación Eléctrica

Digitalización de la Baja Tensión

digitalización de la baja tensión en México está en marcha

La digitalización de la baja tensión en México está en marcha, transformando cómo se gestiona y distribuye la energía eléctrica en varios sectores industriales y residenciales. Este proceso se refleja en las inversiones y desarrollos de grandes corporaciones internacionales que ven a México como un terreno fértil para la implementación de tecnologías avanzadas en el manejo de la energía eléctrica.

 

La industria eléctrica se encuentra en un momento crucial de transformación, impulsada por la digitalización como elemento central. Para optimizar la eficiencia, confiabilidad y seguridad de las redes de distribución de baja tensión. Este proceso, conocido como Digitalización de la Baja Tensión (DBT), implica la integración de tecnologías digitales como sensores, medidores inteligentes, sistemas de comunicación y plataformas de análisis de datos, para crear una red eléctrica más inteligente y resiliente.

 

La DBT no se trata simplemente de automatizar tareas, sino de transformar la red en un sistema capaz de autogestionarse. Y adaptarse a las necesidades cambiantes de la demanda y la generación de energía.

 

Componentes clave de la DBT:
  • Sensores y medidores inteligentes: recopilan datos en tiempo real sobre el estado de la red, como el voltaje, la corriente y el consumo de energía.
  • Sistemas de comunicación: permiten la transmisión de datos entre los dispositivos de la red y los centros de control.
  • Plataformas de análisis de datos: procesan y analizan la información recopilada para identificar patrones, tendencias y anomalías.
  • Software de gestión de red: optimiza el funcionamiento de la red en base a los datos analizados, permitiendo la toma de decisiones oportunas para mejorar la eficiencia, la confiabilidad y la seguridad.

 

Beneficios de la DBT:
  • Mejora de la eficiencia energética: permite reducir el consumo de energía mediante la optimización del flujo de energía y la detección de pérdidas.
  • Mayor confiabilidad: facilita la identificación y resolución de fallas de manera rápida y precisa, reduciendo los tiempos de interrupción del servicio.
  • Mejora de la seguridad: garantiza la detección de amenazas cibernéticas y la implementación de medidas de protección adecuadas.
  • Integración de energías renovables: es posible la integración de fuentes de energía renovable intermitentes, como la energía solar y eólica, a la red eléctrica.
  • Nuevos servicios para los clientes: esto incluye la gestión del consumo energético y el establecimiento de tarifas dinámicas.

 

Empresas especializadas han tomado la iniciativa en este frente. Por ejemplo, Schneider Electric planea inaugurar una nueva planta en Nuevo León en junio de 2024, con una inversión de 29 millones de dólares. Esta planta se especializará en la fabricación de tableros de distribución eléctrica de baja tensión, dirigidos a sectores críticos como hospitales y centros de datos. Esta inversión no solo apunta a la creación de más de 300 empleos directos. Sino que también refuerza el compromiso de la empresa con la digitalización y la personalización de productos según las necesidades del cliente.

 

Siemens también ha incrementado sus inversiones en México, con proyectos como la ampliación de su planta en Querétaro. Esta expansión está diseñada para mejorar la producción de tableros de baja tensión, lo cual es crucial para satisfacer las demandas del mercado norteamericano.

 

Lee el artículo completo aquí: Digitalización de la Baja Tensión

 

Estas acciones son solo una parte del amplio panorama de la digitalización de la baja tensión en México. Las inversiones mejoran la infraestructura física y promoverán la implementación de soluciones inteligentes que permiten una gestión más eficiente y sostenible de la energía eléctrica. Además, reflejan un esfuerzo continuo por parte de las empresas y del gobierno para alcanzar una mayor eficiencia energética, en línea con los objetivos globales de reducción del impacto ambiental y mejora de la sostenibilidad.

 

La transformación digital en el sector eléctrico de baja tensión no solo fortalece la infraestructura energética del país, sino que también ofrece oportunidades de crecimiento económico, desarrollo tecnológico y creación de empleo. Marcando un paso significativo hacia un futuro más sostenible y eficiente en términos de energía.

 

En resumen, la industria eléctrica se encuentra en un momento crucial de transformación, impulsada por la digitalización como elemento central para optimizar la eficiencia, confiabilidad y seguridad de las redes de distribución de baja tensión.

 

Related posts

Enel y el foro “Tendencias del sector, cambio climático y transición energética”

Energy & Commerce

Parlamento sobre la iniciativa eléctrica

Energy & Commerce

CFE alista 6 proyectos de generación de 2,900 mdd

Efrain Mariano