La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) negó que el transporte de combustible sea el principal factor que encarece el precio de las gasolinas; en su defensa, señaló que son los impuestos los que elevan los costos.

El vicepresidente ejecutivo de la Canacar, José Refugio Muñoz López, reiteró que los impuestos establecidos por las autoridades encarecen el producto y no por el servicio de transporte de los hidrocarburos.

«Aquí los impuestos representan hasta 40% del precio, mientras que en la Unión Americana cerca de 20%. El componente de impuestos es el de mayor peso y hace la diferencia en el precio en bomba de los combustibles. Nosotros pagamos el doble de impuestos», resaltó.

Muñoz López resaltó que son cuatro elementos que determinan el costo de los combustibles: el precio de referencia que se mueve en función de los precios internacionales; la paridad peso dólar;  el ajuste por calidad de combustibles, es decir, cuando las comercializadoras añaden aditivos a la molécula; de igual manera los costos logísticos como el almacenamiento y transporte, y fletes marítimos o férreos si el combustible es importado.

Mientras que en materia de impuestos se consideran el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) federal, estatal, por combustibles fósiles y el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Muñoz López refirió que el precio promedio de los combustibles lo publica la Comisión Reguladora de Energía (CRE), todos los meses, de donde se desprende que entre enero y marzo de este año el precio del diésel incrementó 4.2% en promedio, en contraste con la baja del precio que anunció el Ejecutivo federal.