La empresa TransCanada anunció su decisión de cancelar la conclusión del gasoducto Tuxpan-Tula, que pasaba por la Sierra Norte de Puebla, cuando faltaban sólo 19 kilómetros de construcción de los 263 proyectados.

En un comunicado, la compañía se refirió a la molestia que causaba el gasoducto a grupos sociales, sin embargo, acusó que éstas rayaban a la “extorsión”, aunque no proporcionó detalles de cómo se llevaban a cabo las presuntas extorsiones.

TransCanada sólo comentó que en los municipios por donde pasaba el gasoducto exigían dinero de manera discrecional a trasnacional, por lo que el proyecto terminó por resultar inviable “por su carga financiera”.

De acuerdo con varios reportes, desde el inicio de este año, el proyecto se encontraba detenido por un amparo promovido por tres poblaciones indígenas que habitan los municipios de Pahuatlán y Tlacuilotepec. El fin del gasoducto era llevar gas natural de Veracruz a Hidalgo, para posteriormente distribuirlo a la zona central.