La cadena de gasolineras Shell aseguró que los precios de los combustibles que ofrece son consistentes con su oferta de valor, al tiempo que señaló que el actual repunte del precio de la mezcla mexicana de crudo, alrededor de 40 por ciento en el año, ha aumentado los costos de refinación.

De acuerdo con la compañía, el precio de venta al público de combustibles está compuesto por el costo de la molécula, logística y distribución que representa entre 60 y 65%, los impuestos en 25 o 30%, mientras que el margen de utilidad asciende hasta 10% que se divide entre el comercializador y el distribuidor.

En un comunicado, Shell México argumentó que si bien se ha registrado una reducción en el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), el incremento en el precio del crudo ha erosionado el impacto del gravamen en el precio final de los combustibles.

Y es que, detalló, al iniciar el año, la mezcla mexicana de petróleo cotizó en 43.65 dólares por barril, mientras que para el 12 de abril alcanzó los 63.59 dólares por tonel, por lo que al ser este el insumo indispensable para producir gasolina, los precios de la molécula se ven automáticamente impactados.

En la conferencia diaria de Palacio Nacional, la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, ofreció “quién es quién en los precios de las gasolinas”, en donde reveló que las estaciones de servicio Shell ofrecen los precios promedio más elevados en territorio nacional.

“En los estados en los que operamos y donde ocupamos sitios óptimos para atender a nuestros clientes, mantenemos una posición competitiva que se evidencia al analizar las diferencias en el precio de venta al público, las cuales son muy reducidas”, explicó.

Aclaró que las gasolineras Shell representan solo 1.0% del total de estaciones de servicio en el país, por lo que no son un actor preponderante que pueda impactar de manera decisiva en los precios de venta al público.