La cancelación de la cuarta subasta de largo plazo no significa que se detendrá el mercado de certificados de energía limpia (CEL), porque existen otros mecanismos como intercambios bilaterales que permitirán cumplir con las obligaciones de generación limpia del país, aunque faltan definiciones sobre las garantías que tendrá la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para los usuarios de servicio básico, que son más de 80% de sus clientes, coincidieron expertos.

Alejandro De Keijser Torres, coordinador de Gestión de Energía en CFE Calificados, explicó al periódico El Economista que esta filial, que funge como suministrador del mercado mayorista al comprar energía y CEL para clientes principalmente industriales con consumos mayores a 1 megawatt hora, no ha comprado ningún producto en las subastas de largo plazo realizadas hasta hoy pero garantizó la entrega de energía constante y la potencia en las horas pico a sus clientes a través de adquisiciones en el mercado eléctrico mayorista, además de que mediante transacciones bilaterales ha adquirido 1 millón de CEL (la sexta parte de los otorgados hasta noviembre del año pasado), con lo que garantiza las obligaciones de sus clientes hasta el 2025.

“No se suspendió nada de los CEL, sólo la subasta”, “los privados pueden hacer proyectos y vender en el mercado de CEL y también la energía en el mercado spot. Una generadora puede buscar a un acerero, por ejemplo, o cualquier otro gran consumidor industrial y venderle directamente, es decir, en el corto plazo, todos los mecanismos siguen”.