La empresa Rengen Energy entregó a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) una unidad rehabilitada de la central eléctrica de turbogas “Nonoalco”, que garantizará el 70 por ciento de la energía eléctrica que requiere el metro de la Ciudad de México.

“Es la culminación de un esfuerzo muy importante que se viene desarrollando desde hace más de dos años y que traerá muchos beneficios para la sociedad”, resaltó Oscar Scolari, director general de Rengen Energy.

Por su parte, Santiago Scolari, director de proyectos de la firma de ingeniería, explicó que la central es una de las dos unidades de generación para la central de turbogas de Nonoalco, propiedad de CFE, que en conjunto representarán alrededor de 120 MegaWatts.

Tras obtener un contrato de 60 millones de dólares (mdd), la compañía modernizó una planta de emergencia para el Sistema de Transporte Colectivo Metro en caso de necesitar energía por alguna falla. Para el desarrollo de este servicio, la CFE aportó 20% de anticipo y el resto fue mediante financiamiento conseguido por Rengen.

Con esta rehabilitación, la CFE garantiza el 70% de la energía que requiere la operación del Metro anualmente, en beneficio de 5.5 millones de personas que diariamente utilizan dicho transporte.

“La desventaja que tenía es que era de los años 60 o 70 y su eficiencia era baja; tenía una potencia de 60 MegaWatts, pero ahora tendrá una potencia de 120 MegaWatts”, explicó Scolari.

El directivo dijo que con la rehabilitación, la eficiencia de la central incrementó de 22% a 34%, que se traduce en cientos de millones de pesos en ahorros por pagos de combustible para la CFE, además de que la capacidad de generación se elevó a 74 MW desde los 30 MW reales que generaba anteriormente.

En caso de no utilizarse para la generación de energía para el Metro, se beneficiaría a 121,000 viviendas considerando un consumo anual de 4.8 MW/Hora por año.

La unidad “gemela” en Nonoalco está en etapa de pruebas finales y será entregada a CFE en un mes aproximadamente, adelantó Scolari.