32.7 C
Mexico
abril 5, 2020
Especiales Jorge García

Por un sector energético sin ideologías

Por: Jorge Armando García

Si bien es cierto que la energía que consumimos proviene de distintas fuentes y que es innegable que la producción de algunas de estas crece más rápido que otras, en la actualidad, no todas tienen la misma relevancia. Según datos del Banco Mundial, el consumo de energía procedente de combustibles fósiles en México representa más del 90% de la energía que utilizamos.

Lamentablemente, los combustibles fósiles son la principal fuente de energía para el transporte, generación eléctrica, industria, restaurantes, casa habitación y comercio y, pese a los grandes esfuerzos ambientalistas, es poco probable que estos combustibles sean sustituidos en los próximos años.

Para complicar aún más el panorama, estadísticas recientes confirman que la era del petróleo “fácil” se acabó. Las compañías que se dedican a la exploración y extracción lo hacen en aguas ultra profundas y a miles de metros debajo del lecho marino, o en tierra, pero a través de formaciones rocosas que requieren tecnologías más sofisticadas e invasivas.

No obstante, es indispensable cambiar el discurso y dejar de cuestionarnos si debemos o no seguir extrayendo hidrocarburos, o si debemos prohibir o fomentar una técnica de exploración o extracción. Es tiempo de quitarnos etiquetas de la mente y preguntarnos: ¿dónde sí podemos extraer hidrocarburos y dónde no?, ¿dónde es conveniente utilizar una determinada técnica y dónde no lo es?, ¿qué medidas especiales debemos tomar en cada lugar?, ¿cómo prepararnos para sustituir nuestra matriz energética en los próximos años?

Las posiciones que demandan, simplemente, estar a favor o en contra de algo, no permiten observar los matices de una realidad compleja que exige soluciones más pragmáticas y menos ideológicas.

Vivimos en la era del conocimiento, en la que cada vez es más sencillo digitalizar la información, zonificarla e integrarla para tomar mejores decisiones, sustentadas en datos duros y que favorezcan el desarrollo económico y bienestar de la población, respetando siempre al medio ambiente y los derechos de las comunidades.

La política energética debe alejarse de prejuicios e ideologías construidas sobre discursos vacíos, que suenan lógicos, pero carecen de sustento. Cada decisión debe clarificarse y partir de un análisis serio que, en blanco y negro, reconozca y prevea sus costos y beneficios.

Jorge Armando García Aguirre es Licenciado en Mercadotecnia Internacional de la Universidad la Salle, y Mtro. En Comunicación Política y Social por la Universidad Simón Bolívar. Se desempeñó como Director de Análisis y Seguimiento Informativo en la Comisión Nacional de Hidrocarburos de 2016 a 2019.

Related posts

Pemex, open to partners with high values and great standards

Aldo Santillán Alonso

Gasolinas, ¿el mercado imposible?

Aldo Santillán Alonso

El nuevo gobierno y su estrategia contra el robo de gasolina, ¿funcionará?

Aldo Santillán Alonso

Leave a Comment