De acuerdo con un reporte de Bloomberg, los tenedores de bonos de Pemex no se esperan a una segunda baja de calificación que pueda costarle a la empresa su lugar en algunos de los principales índices mundiales de bonos, por lo que ya exigen al nivel de una empresa en grado ‘basura’.

Y es que desde que Fitch ajustó a la baja la calificación de la deuda de Pemex, los inversionistas exigen una prima de riesgo más alta para mantener bonos de la Empresa Productiva del Estado.

Sus bonos con vencimiento en 2027 son parte de casi 500 índices, según datos recabados por Bloomberg. Una rebaja más por parte de una de las principales calificadoras significaría el fin del acceso a muchos fondos clave que se requieren para invertir solo en valores con grado de inversión, y con ello, una cantidad enorme de ventas forzadas.

Los inversionistas actualmente piden una prima de riesgo más alta para mantener bonos de Pemex que para poseer notas de Petrobras, pese a que la brasileña tiene una calificación dos niveles por debajo de su contraparte mexicana.

La curva de rendimiento en dólares de Pemex se elevó cerca de 50 puntos base desde que Fitch redujo la calificación de la nota de la empresa a ‘BB+’, con lo que pierde el grado de inversión, argumentando como razones su deuda elevada y la falta de un plan de rescate creíble.

Moody’s Investors Service cambió el mismo día a negativa su perspectiva acerca de la calificación ‘Baa3’ de la petrolera, un escalón por encima del alto rendimiento. S&P Global Ratings hizo lo mismo en marzo, aunque tiene a la compañía dos niveles más arriba, en ‘BBB+’.

Pemex es la petrolera más endeudada del mundo, con pasivos que oscilan los 106 mil 500 millones de dólares en el último trimestre.

Petrobras perdió su grado de inversión tras una serie de descensos de su calificación a partir de septiembre de 2015 y sus spreads en el extremo corto de la curva del dólar se ampliaron en unos 500 puntos base en ese momento.

Es poco probable que la medida sea tan dramática para Pemex, ya que México se encuentra en una situación económica más sólida que Brasil cuando Petrobras perdió su grado de inversión, según Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de AllianceBernstein.