22.1 C
Mexico
agosto 17, 2019
Especiales Luis Vielma

Pemex y los territorios olvidados

Por: Luis Vielma Lobo

La situación que está viviendo Pemex en el tema de producción, y que ya supera los 15 años, nos hace recordar experiencias de antaño cuando dimos nuestros primeros pasos en las operaciones de producción de campos maduros, caracterizados por la continua declinación o caída de producción. En las tardes, cuando las tareas del día se culminaban y se evaluaban las acciones y resultados, la voz de un trabajador de gran experiencia nos dejaba escuchar una frase sabia: “no llegamos aún a territorios olvidados y, mientras no lo hagamos, no cambiaremos tendencias”.

El tema de “territorios olvidados” lo fuimos entendiendo en el equipo de trabajo en la medida en que crecimos profesionalmente y fuimos conociendo las operaciones de producción. Tiene que ver con hacer cosas diferentes, aventurarnos a buscar nuevas opciones para cambiar tendencias, experimentar en áreas existentes, no necesariamente consideradas en las prioridades diarias, en lugar de mantener el empeño en hacer más de lo mismo en los campos o áreas conocidas.

Existe una experiencia de un “territorio olvidado” que puede servirnos de ejemplo; nos referimos al área del Pérmico en Texas y Nuevo México. La cuenca sedimentaria del Pérmico es un amplio territorio ubicado en el suroeste de los Estados Unidos; se extiende desde el sur del Condado de Lubbock, pasando por Midland y Odessa y llegando hasta el suroeste de Nuevo México, y cubre una extensión de más de 220 mil km2, con 400 kms de ancho y 500 kms de longitud.   

Una cuenca prácticamente abandonada desde hace más de 50 años, que ahora se ha recuperado y convertido en el futuro hidrocarburífero de los Estados Unidos, produciendo más de cuatro millones de barriles por día de aceite y más de 14,000 millones de pies cúbicos de gas por día; con una actividad extraordinaria, que busca ampliar las instalaciones de superficie e infraestructura –convertidas en cuellos de botella— para poder seguir incrementando sus horizontes de producción, que apuntan a duplicarse en los próximos tres años.

La razón de la recuperación de ese “territorio olvidado” ha sido la necesidad de producir más hidrocarburos para abastecer el mercado interno de los Estados Unidos, conjuntamente con el avance en dos tecnologías clave para esa resurrección: los pozos horizontales y la estimulación hidráulica para la explotación eficiente de yacimientos conocidos como tight, y formaciones de lutitas conocidas como shales.  Hoy en día, se encuentran operando en ese territorio recuperado empresas como Chevron Corporation, Occidental Petroleum, Anadarko Petroleum Co, Pioneer Natural Resources, Concho Resources and EOG Resources; todas ellas consideradas como líderes en la producción en el Pérmico.

Esta experiencia, vivida en el territorio del Pérmico en Texas y Nuevo México, puede probarse en México. Existe un “territorio olvidado” que pudiera tener una relevancia similar al Pérmico para Pemex y el país. Se trata del área de Tampico–Misantla, más específicamente, Activo Terciario del Golfo (ATG), mejor conocido como el Paleocanal de Chicontepec. Un territorio olvidado después de los resultados obtenidos hace unos años, y la demonización a la que fue sometida el área por parte de la CNH y la SENER.

Existen similitudes geológicas y estratigráficas entre esos yacimientos tight del pérmico y el terciario del ATG y también en las formaciones de lutitas o shales existentes. Las tecnologías están siendo usadas en Estados Unidos, Argentina, Canadá y otras partes del mundo. Estas tecnologías están al alcance de Pemex y, además, la empresa nacional cuenta con la experiencia en el área. Los mitos creados alrededor de la explotación de este tipo de yacimientos y formaciones de lutitas, han sido superados. Pemex debe recibir los recursos, la autorización y el empoderamiento necesarios para volver a ese, y otros, “territorios olvidados”; Recuperarlos dinamizará zonas que requieren inversión para detonar las economías locales y el PIB del país. Aprender de experiencias ajenas es de sabios, ignorarlas es arrogancia.

Related posts

Un apunte de regulación presupuestal sectorial

Aldo Santillán Alonso

México y Arabia Saudita fortalecen lazos de intercambio energético

Efrain Mariano

Repensando el petróleo y gas hacia una transición energética más inteligente

Aldo Santillán Alonso

Leave a Comment