Pemex reportó una pérdida neta de 35.7 millones de pesos en el primer trimestre del 2019, frente a una ganancia de 113.3 millones de pesos registrada en mismo periodo del 2018.

La empresa productiva del Estado precisó que las ventas totales disminuyeron en 10.3 por ciento entre enero y marzo, en comparación con los mismos meses de 2018 “debido principalmente a una baja de 16.3 por ciento en las ventas nacionales”.

La apreciación del peso ayudó a reducir la deuda financiera de la petrolera en un 0.9%, a 106,500 millones de dólares.

Los ingresos antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización -conocido como EBITDA– también tuvieron una caída de 16.6 por ciento, al pasar de 138 mil 738 millones de pesos a 115 mil 682 millones de pesos.