El banco Morgan Stanley recomendó la compra de los bonos de Pemex, argumentando que las nuevas medidas del gobierno para apoyar a la Empresa Productiva del Estado podrían dar resultados y evitarían mayor endeudamiento.

Como resultado, los bonos de Pemex con vencimiento en 2028  –los preferidos por Morgan Stanley–, se han apreciado casi todos los días de este mes hasta un máximo de cinco meses, ante la llegada de noticias positivas, como las promesas del Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de un apoyo adicional a la endeudada petrolera.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, Morgan Stanley dice que las nuevas medidas para apoyar a Pemex están “probablemente en curso” y podrían provenir del fondo de estabilización de petróleo de 15,500 millones de dólares de México.

“Esto mitigaría el impacto fiscal para el Gobierno y, al cubrir las necesidades de financiación de la compañía durante más de 12 meses, evitaría que tenga que recurrir a los mercados de deuda internacional en ese período”, escribieron los analistas Luis Arcentales, Simon Waever y Nikolaj Lippmann en un informe a los clientes.

La medida de respaldo a la Empresa Productiva del Estado, si se confirma, sería neutral desde el punto de vista del balance del sector público, ya que utilizaría activos del Gobierno federal para pagar la deuda en vencimiento de Pemex.