La Secretaría de Hacienda y Pemex están trabajando en una nueva fórmula para fijar el precio del crudo, con el objetivo de eliminar el fuelóleo y así cumplir con regulaciones emitidas por la Organización Marítima Internacional.

Según la agencia Bloomberg, Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, confirmó que están trabajando en una nueva fórmula para fijar el precio del crudo, lo que afectará su cobertura de petróleo de miles de millones de dólares, considerada la mayor operación de petróleo en Wall Street.

Actualmente México vende su crudo Maya utilizando una fórmula de precios que toma en consideración el valor del petróleo en Estados Unidos y el fuelóleo. Simultáneamente compra opciones “put” de los bancos de Wall Street para garantizar o cubrir el precio del crudo Maya.

Puesto que el petróleo Maya no es un tipo de crudo que se negocia en los mercados financieros, los bancos que venden las opciones cubren su exposición utilizando múltiples instrumentos, incluido en el mercado financiero del fuelóleo. La revisión de la fórmula de precios resultará en un cambio en la forma en que los bancos se protegen a sí mismos, lo que podría afectar contratos nominales de fuelóleo por miles de millones de dólares.

Romero dijo que estaban trabajando con la Secretaría de Hacienda en la definición, incluida una nueva fórmula para el precio del petróleo en sustitución del fuelóleo que se utilizará para la cobertura. Añadió que llevaban trabajando varias semanas en ello y que estaba prácticamente listo.

La cobertura soberana de petróleo anual de México, la mayor de su clase, se considera una de las más secretas de Wall Street. Históricamente, la Secretaría de Hacienda ha comprado opciones put (contratos que le dan el derecho de vender crudo a un precio futuro predeterminado) a un pequeño grupo de bancos de inversión y empresas petroleras.

Cuando se le preguntó si Pemex tendrá su propia cobertura para 2020, Romero dijo que aún no estaba decidido.

La decisión de eliminar el fuelóleo, con alto contenido de azufre, de la fórmula de fijación de precios para el crudo mexicano es el resultado de las regulaciones IMO 2020 emitidas por la Organización Marítima Internacional que requieren que los barcos cambien a combustibles con bajo contenido de azufre a partir de enero del próximo año. Se espera que la regulación reduzca drásticamente la demanda de fuelóleo, lo que provocará una caída significativa del precio.