La industria de la refinación de petróleo se enfrenta a una ola de cambios. Señala un informe de la Agencia Internacional de Energía

China superará a Estados Unidos para convertirse en el líder mundial en capacidad instalada. Dado que estas nuevas incorporaciones superan con creces el aumento de la demanda de productos refinados, los cierres de plantas podrían ser necesarios para reequilibrar el mercado, aunque siguen existiendo dudas sobre dónde y cuándo ocurrirá eso.

En este contexto, la disponibilidad de crudo más pesado de varios países está en duda debido a los recortes de producción y retos geopolíticos. Al mismo tiempo, el barril de petróleo se vuelve más ligero a nivel global, conforme La demanda cae y los petroquímicos crecen en importancia. Como resultado, Estados Unidos estará en posición de liderar como proveedor de tipos ligeros de petróleo crudo que tienen una demanda creciente para la industria petroquímica..