18.2 C
Mexico
agosto 25, 2019
Especiales

Industria marítima mexicana, en ruta hacia tierra firme

Después de un periodo de incertidumbre por la crisis petrolera mundial, la industria comienza a recibir vientos a favor, con la renovación de dirigentes y las expectativas de nuevos proyectos e inversiones.

A tres años de la peor crisis petrolera del país, los engranes de este sector comienzan moverse de forma gradual y sostenida, a la par de la estabilidad de los precios internacionales de petróleo y de la certidumbre que ha ofrecido el Gobierno Federal a los contratos firmados, como resultado de la Reforma Energética

La industria de servicios marítimos, uno de los sectores más sacudidos con la crisis energética de comienzos del 2016, comienza recuperar impulso. Empresas como Grupo TMM, Diavaz, Cotemar, Marinsa y MexMar, entre otras, han dado a conocer resultados y proyectos que confirman nuevos vientos a favor para la industria.

La Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (Cameintram) ha confirmado que varias compañías navieras mexicanas están preparando inversiones para atender los nuevos requerimientos de abastecimiento, que Pemex y otras empresas privadas han solicitado para reactivar la explotación y producción en aguas profundas en estados del Golfo de México. 

El nuevo presidente de la Cameintram, Alejandro García Bejos, ha dejado claro que buscará modernizar y llevar hacia adelante a la flota de embarcaciones nacionales, misma que representa el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

“El estímulo al contenido nacional, de hecho, será el foco de la organización, debido a que el 80% de la actividad petrolera se realiza en el mar. Una flota marítima mexicana moderna es necesaria para cumplir con las metas de la industria petrolera del país, de cara al nuevo impulso gubernamental”, refrendó García Bejos.

La empresa Marinsa, un referente en la operación de embarcaciones para el sector oil & gas, recientemente adquirió el buque “Crane Vessel Lagunero”, una nave de última generación que cumple con los más altos estándares tecnológicos, en cuanto a equipos de navegación y recursos para las actividades que soporta.

En los últimos seis años, pese a la crisis del sector energético, las empresas agrupadas en el organismo han realizado inversiones por más de 6,000 millones de dólares para la modernización de embarcaciones y equipos. La Cameintram genera, aproximadamente, 300 mil empleos directos e indirectos altamente especializados, y es una fuente de constante inversión en la capacitación de su personal. De igual forma, esta Cámara, sin contar las plataformas, equivale a alrededor de 7,000 millones de dólares. En su momento, esta flota de embarcaciones de bandera mexicana ocupó la quinta posición del mundo en atender plataformas petroleras.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), los puertos de Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Altamira y Veracruz, lograron entrar en el Top 20 de terminales marítimas de la región con mayor movilidad en 2018, con casi 6.4 millones de contendedores; esto supuso un incremento de 8.3%, con relación al año pasado.

El 80% de la actividad petrolera se desarrolla en el mar, por lo que una flota marítima mexicana moderna es necesaria para cumplir con los nuevos requerimientos del mercado.  

Related posts

Energía de todos y para todos

Aldo Santillán Alonso

En marcha repunte de la producción de crudo de México

Aldo Santillán Alonso

Modificaciones constitucionales y el Código de Red

Aldo Santillán Alonso

Leave a Comment