El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) aportará su experiencia de la industria de la refinación al proyecto de la Nueva Refinería en Dos Bocas, Tabasco, mediante el desarrollo de ingeniería, creación de tecnología, así como con recursos altamente especializados, certificados y reconocidos en el medio.

Cabe señalar, que el IMP, en sus 53 años de existencia, ha contribuido en el diseño y reconfiguración de las seis refinerías: Cadereyta, Ciudad Madero, Minatitlán, Salina Cruz, Tula y Salamanca.

Entre las capacidades tecnológicas del IMP se encuentran: Ingeniería conceptual y básica, en donde ya define el esquema de refinación con base en las necesidades de Petróleos Mexicanos (Pemex), así como el desarrollo de ingeniería básica para el diseño de las tecnologías de las plantas industriales, como las unidades de destilación atmosférica y de vacío, hidrodesulfuradoras de naftas, diésel y turbosina, unidades de hidrotratamiento de gasóleos, entre otras.

Además ingeniería de detalle para el diseño de la construcción de las nuevas instalaciones, lo cual se realiza con base en estándares nacionales e internacionales, para realizar el programa de construcción, procura de equipo y materiales necesarios para la operación de las plantas, así como la verificación de la construcción de las instalaciones, mediante modelos tridimensionales (3D) en diferentes plataformas de software.

Este Instituto identifica tanto las necesidades tecnológicas en instalaciones de producción y procesamiento, como la infraestructura necesaria para implementar, rehabilitar u optimizar la existente, además desarrolla análisis técnicos para seleccionar la tecnología más adecuada que cubra tal requerimiento.

Entre las aportaciones más importantes del IMP se encuentran: mantener transparente el proceso de búsqueda-evaluación con los tecnólogos para que la industria petrolera nacional cumpla con la normatividad; facilitar la aplicación de un procedimiento de selección y evaluación de tecnologías, para mejorar la toma de decisiones; incrementar la seguridad y confiabilidad de las instalaciones.

Asimismo el IMP cuenta con personal con amplio conocimiento de las instalaciones petroleras y normatividades ambientales; además está certificado como perito en diferentes entidades, tanto nacionales como internacionales; lleva a cabo Estudios de Evaluación de Impacto Social, para identificar los impactos positivos y negativos que puedan alterar la dinámica social y económica de las localidades en la zona de influencia de los proyectos de energía.

Su experiencia ha consolidado al IMP como formador de los operadores, con el objetivo de impulsar y fortalecer de forma estratégica las capacidades y habilidades de formación del capital humano, para desempeñar en forma ética y responsable actividades técnicas en la operación de las refinerías.

Finalmente el IMP se ha posicionado como un aliado para Petróleos Mexicanos durante la operación de las plantas de refinación, mediante consultoría especializada de expertos para cumplir con todos los procesos de manera adecuada.