IEnova, a través de una empresa subsidiaria, anunció la firma de un contrato de largo plazo con la empresa Chevron Combustibles de México, S. de R.L. de C.V. para el almacenamiento y entrega de productos refinados, principalmente gasolina y diésel, en la terminal de recibo, almacenamiento y entrega en Topolobampo, Sinaloa, México.

El acuerdo permitirá a Chevron Combustibles de México S. de R.L. de C.V. utilizar aproximadamente el 50% de la capacidad inicial de almacenamiento de la terminal.

Adicionalmente, otra subsidiaria de Chevron tendrá la opción de adquirir hasta el 25% de la terminal una vez que ésta entre en operación comercial.

Chevron Combustibles de México S. de R.L. de C.V. es una empresa subsidiaria de Chevron Corporation, una de las empresas refinadoras más grandes de la costa oeste de los Estados Unidos de América. La terminal de Topolobampo permitirá abastecer la creciente red de estaciones de servicio Chevron en la región Noroeste de México, así como a consumidores comerciales e industriales.

IEnova, a su vez, firmó un segundo contrato de largo plazo para almacenamiento y entrega de productos refinados con un gran refinador independiente de los Estados Unidos. De forma conjunta, estos dos contratos representan el 100% de la capacidad inicial de almacenamiento de la terminal de 1 millón de barriles.

Tania Ortiz Mena, Directora General de IEnova indicó que “ésta es nuestra quinta terminal de productos refinados en México, lo cual es consistente con el compromiso de IEnova de continuar desarrollando infraestructura energética que contribuya a generar desarrollo, crecimiento y competitividad en el país”.

IEnova será responsable de la total implementación del proyecto, incluyendo permisos, ingeniería, procura, construcción, financiamiento, operación y mantenimiento de la terminal. Se espera que la terminal tenga una inversión de alrededor de $150 millones de dólares y que comience operaciones comerciales en el último trimestre del 2020.

El proyecto permitirá ampliar las opciones de suministro, mejorar la logística y aumentar la confiabilidad en el abasto de productos refinados en la costa Oeste de México, lo que se traducirá en beneficios para los consumidores de la región.