La española Iberdrola invertirá 400 millones de euros para construir dos grandes plantas fotovoltaicas el próximo año en México, denomindas Cuyoaco y Apaxco, para sumar una potencia conjunta de 390 Megawatts.

Son proyectos en ejecución que no están ligados a la subasta de energía recientemente suspendida por el nuevo Gobierno, que deberían entrar en operación en 2020.

Iberdrola es uno de los principales generadores eléctricos privados de México y acostumbra a cerrar contratos de compraventa de energía a largo plazo (PPA por sus siglas en inglés) para rentabilizar sus instalaciones.

El más conocido de los dos es el de Cuyoaco, con 200 MW, que se levantará en los municipios de Cuyoaco y Ocotepec, en el Estado de Puebla. La semana pasada, el Gobernador de dicho Estado, Tony Gali, se felicitaba en su cuenta de Twitter de la decisión de Iberdrola, cifrando la inversión en 235 millones de dólares -unos 207 millones de euros al tipo de cambio actual- y añadiendo que para la construcción de la central solar, la primera de la región, se crearán 1,300 puestos de trabajo.

El segundo proyecto, el de Apaxco, se levantará en los municipios de Hueypxtla y Tequixquiac, en el Estado de México. Con 190 MW de potencia, está dividido en varias fases, y, al parecer, estaba originalmente promovido por la empresa Proyecto Alternativa Energética de México. Iberdrola prevé comenzar las obras de las dos centrales en el primer semestre del año que viene.