La Secretaria de Hacienda y Crédito Público consideró que los elevados precios de los combustibles se deben a los amplios márgenes de ganancia de los dueños de las estaciones de servicio.

En un comunicado, la dependencia federal señaló que esas distorsiones en los precios de los energéticos han ocasionado ineficiencias en la economía y afectado el poder adquisitivo de la población.

Explicó que los precios de la gasolina que observan los consumidores finales están conformados de cinco componentes: referencias internacionales de los precios de la gasolina, tipo de cambio, costos de logística, impuestos y margen de ganancia de las estaciones de servicio.

Los primeros cuatro componentes, dijo, están en control del gobierno a través del estímulo del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS); sin embargo, los márgenes de las estaciones de servicio no lo están, pues son éstas las que deciden su margen de utilidad.

Hacienda resaltó que los precios objetivo de las gasolinas, que incluyen el ajuste por la inflación, son de 19.50 pesos para la gasolina regular, 21.04 pesos para la gasolina premium y 20.89 pesos para el diésel, para el 2019.

La SHCP reiteró que en la actualidad los precios de la gasolina regular y del diésel están por encima de la inflación debido, en buena medida, a los elevados márgenes que las estaciones de servicio obtienen por la venta de estos combustibles.