Hasta el momento el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha adquirido 100 pipas, de las cuales 50 se encuentran en el país y el resto están por llegar de Estados Unidos de América para garantizar el abasto de combustibles.

De acuerdo con una nota informativa de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estas nuevas pipas son parte del plan estratégico de combate al robo de combustibles.

“Los 50 vehículos son de aluminio marca Heil y cuentan con una capacidad de 43,000 litros cada uno. Por su parte, los tractocamiones fueron adquiridos a empresas mexicanas: 25 a y 25 a Detroit Diesel Allison de México”, dice el comunicado.

El miércoles 5 de febrero de 2019 se concluyeron los trámites administrativos, de internación, placas y permisos para la movilización de las pipas, dice la SHCP.

Asimismo, el 9 de febrero una vez concluido el proceso de calibración por parte de Petróleos Mexicanos en Ciudad Juárez y Chihuahua de las primeras 50 unidades éstas comenzaron a entrar en operación.

El sábado 9 de febrero de 2019 estuvieron trabajando las 50 unidades, 25 en Ciudad Juárez y 25 en Chihuahua. Con ellas, se comenzó a transportar 2.1 millones de litros de combustible hacia las zonas afectadas por el desabasto.