El proyecto de gasoducto que se prepara para Cancún no sólo abaratará costos para el sector doméstico, sino que podría detonar nuevos giros en la ciudad, tanto en la rama comercial como en la industrial, aseguró Rafael Ortega, presidente local de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo.

Indicó que anteriormente se intentaron proyectos similares, los cuales por oposición de ciertos sectores no lograron cristalizarse, por lo que confió en que con el apoyo que este proyecto está recibiendo del gobierno del estado, “por fin pueda establecerse esta nueva infraestructura para la ciudad”.

Los principales beneficiarios serán el sector doméstico y el comercial, pues recordó que actualmente Cancún es la ciudad en donde el costo del gas natural es el más alto a nivel nacional, por lo que facilitar el suministro de este energético disminuiría, en teoría, el costo final al consumidor.

Aunque actualmente en Cancún no existe un sector industrial robusto, Rafael Ortega explicó que proyectos de estas características pueden ser el factor que detone nuevos giros económicos, pues existen áreas de la industria de la transformación cuya principal fuente energética es el gas natural, tanto para la fabricación de plásticos, fertilizantes, anticongelantes y hasta telas.

Otro de los beneficiarios directos será el sector restaurantero, que en Cancún es uno de los que más consumen este energético y dan empleo a miles de trabajadores a nivel local, agregó.