Hacia fines de 2018, se habrán instalado globalmente 154,6 gigavatios (GW) de nueva potencia de energías renovables. El mayor aporte provendrá de la energía solar fotovoltaica con nuevas adiciones por casi 90 GW, seguida por 53 GW de energía eólica.

Los sectores de biomasa, energía geotérmica y las pequeñas centrales hidroeléctricas también se beneficiarán con el incremento de la demanda de electricidad, los objetivos de descarbonización e iniciativas gubernamentales. No obstante, su expansión no será tan expresiva, ya que dependen de la disponibilidad de recursos, conllevan mayores riesgos y requieren altos costos iniciales. La energía marina también continuará creciendo, pero aún falta mucho para que alcance el estado de otras fuentes renovables.

En el inicio del Mes Nacional de Conciencia Energética que se celebra en Estados Unidos, Frost & Sullivan presenta el nuevo estudio “Global Renewable Energy Outlook, 2018”, en el que estima que en 2018 la inversión global en energías renovables alcanzará los USD 228,3 mil millones, con una tasa de crecimiento interanual un poco más lenta que la de 2017 (0,7 % menos), debido a la reducción de incentivos en China.

Asimismo, el estudio analiza las tendencias clave del sector, principales participantes y capacidad instalada por fuente y por región, con proyecciones hasta 2025. El alcance del estudio incluye tecnologías de generación de electricidad con biomasa, energía geotérmica, pequeñas centrales hidroeléctricas, energía marina, energía solar fotovoltaica y energía eólica.

“El anuncio del Gobierno chino sobre las modificaciones en su política de incentivos para la energía solar hizo que se modificaran dramáticamente las proyecciones que tenía la industria para el año de 2018 y los años siguientes”, comenta María Benintende, Analista de Industria Senior de Energía y Medioambiente de Frost & Sullivan. “En todo el mundo, vemos que cada vez son más los países que, progresivamente,van reduciendo sus subsidios para las energías renovables, dejando a la industria más dependiente de power purchase agreements (PPAs) entre privados y subastas competitivas”.

Algunos aspectos clave incluidos en este estudio:

América del Norte: Los bajos precios del gas natural y las medidas del actual Gobierno de los EE. UU. constituyen obstáculos significativos para el desarrollo de las energías renovables. Sin embargo, en 2018, se espera que la región mantenga los niveles de inversión en USD 33,17 mil millones, gracias a la solidez que el mercado norteamericano ha alcanzado.
América Latina: Los mercados energéticos de México, Argentina, Brasil y Colombia, entre otros, son clave para que continúe el despegue de la región. En 2018, se prevé un crecimiento del 20,1 % en la capacidad total instalada e inversiones por USD 17,7 mil millones.
Asia: El continente será responsable por el 58 % de la capacidad global instalada en 2018. Las energías solar, eólica y de biomasa darán cuenta del 96 % del total de las inversiones en la región, que alcanzarán los USD 114,96 mil millones en 2018.
Europa: La región se encuentra cerca del objetivo de alcanzar el 20 % de generación a partir de fuentes renovables para el año 2020, establecido por la Directiva para la promoción de fuentes de energías renovables. Recientemente la región elevó la apuesta y se comprometió a llegar al 32 % para el año 2030.
África y Oriente Medio: Las inversiones en energías renovables superarán las inversiones en tecnologías convencionales de generación, con especial destaque para la energía solar fotovoltaica a gran escala. No obstante, el financiamiento en infraestructura en África y el dominio de los combustibles fósiles en Oriente Medio seguirán siendo grandes desafíos.
“El futuro de las energías renovables será híbrido, con especial énfasis en las soluciones de almacenamiento. El ritmo del crecimiento dependerá del nivel de apoyo gubernamental en cuanto a mecanismos de soporte para fomentar la generación con 100 % renovables”, agregó Benintende. “Para alcanzar el éxito en este mercado, los fabricantes de equipos originales (OEM) deberán llevar sus propuestas de valor a otro nivel; dejar de ser simples proveedores de equipos y servicios ,para convertirse en verdaderos proveedores de soluciones energéticas”.

Soluciones del monitoreo y diagnóstico remotos, mantenimientos no programados, modernizaciones y actualizaciones de plantas de generación, y soluciones digitales para incrementar el rendimiento pueden convertirse en mayores flujos de ingresos para los OEMs y proveedores de servicios. Además de la oferta de tecnologías y soluciones avanzadas, los acuerdos estratégicos con otros OEM de equipos de generación y almacenamiento, y con startups especializadas en la red de distribución, generarán numerosas oportunidades de crecimiento para los participantes del mercado.

Global Renewable Energy Outlook, 2018 es el estudio más reciente de nuestros informes de investigación y análisis sobre Generación energética, disponible en Frost & Sullivan Leadership Council, y cuya misión es ayudar a las organizaciones a identificar oportunidades de crecimiento contínuo a fin de alcanzar el éxito en un futuro impredecible.