El sitio de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) informó que once millones de personas trabajaron en actividades relacionadas con las energías renovables en todo el mundo en 2018, lo que supone un incremento de 7 por ciento o 700 mil puestos con relación en al ejercicio previo.

A medida que la transformación energética global cobra impulso, esta dimensión del empleo refuerza el aspecto social del desarrollo sostenible y proporciona una razón más para que los países se comprometan con las energías renovables”, señaló el Director General de IRENA, Francesco La Camera.

De acuerdo con la investigación, las industrias de energía renovable han permanecido relativamente concentradas en un puñado de mercados importantes, como China, los Estados Unidos y la Unión Europea.

Sin embargo, cada vez más, los países de Asia oriental y sudoriental han emergido junto a China como exportadores clave de paneles solares fotovoltaicos.

Malasia, Tailandia y Vietnam fueron responsables de una mayor participación en el crecimiento de empleos en energías renovables el año pasado, lo que permitió a Asia mantener una participación del 60 por ciento en empleos de energía renovable en todo el mundo.

La energía solar fotovoltaica y la eólica siguen siendo las más dinámicas de todas las industrias de este tipo. Con un tercio del flujo de trabajo total de energía renovable, la energía solar fotovoltaica retiene el primer lugar en 2018, por delante de los biocombustibles líquidos, la energía hidroeléctrica y la energía eólica.