El peso mexicano se depreció casi 60 por ciento en bancos durante la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, la mayor caída en un periodo similar desde el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León.

En ventanillas bancarias o el mercado al menudeo, el dólar pesó de 13.30 pesos a 20.75 pesos, lo que supone una caída de 56 por ciento entre 2012 y 2018, por debajo de la depreciación de 175 por ciento registrada en el periodo de Ernesto Zedillo Ponce de León.

Es importante señalar que la caída del peso en el de Peña Nieto lo llevó a ubicarse como la moneda de peor desempeño dentro de las pertenecientes a las naciones emergentes.

El segundo y tercer lugar fueron para el peso argentino y la lira turca, con retrocesos acumulados en los últimos seis años de 87 y 66 por ciento, en cada caso.