El nuevo director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, envió un mensaje a los trabajadores de la empresa en el que señala que a partir del primer día de gobierno, “se detendrá el desmantelamiento que se ha padecido en los últimos años: ni una sola desincorporación más, ni una sola monetización, ni una sola privatización más de nuestras instalaciones petroleras”.

En el mensaje, le dijo a los 129 mil 203 trabajadores, entre empleados de confianza y sindicalizados que “se revisarán —para hacerlos ágiles y expeditos— los procesos de autorización de proyectos, compra de materiales y suministros, contratación de servicios, que hoy son largos y tortuosos sin agregar valor a la empresa, sino que por el contrario, le significan millonarias pérdidas al no llevarse a cabo con oportunidad”.

Además, “se gestionará y trabajaremos, junto con las instituciones del gobierno federal que corresponda, con la intención de disminuir la regulación excesiva que hoy impide a Pemex cumplir con sus superiores objetivos”.

En un mensaje a través de la red interna de comunicación, explicó que se busca, “con la práctica sistemática de la cultura de la austeridad, liberar fondos o recursos para canalizarlos a áreas productivas”.