La reforma energética y las tarifas de electricidad definidas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE),  han afectado a las finanzas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), según el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2019-2033, presentado por la Secretaría de Energía (Sener).

«El esquema tarifario de la CRE no reconoce el total de los costos de cada uno de los procesos de la CFE, ni las utilidades a las que por ley tiene derecho”, de acuerdo con el documento.

Como resultado de la implementación de la reforma energética, la CFE ha visto un impacto negativo en sus finanzas por más de 114 mil millones de pesos tan sólo en 2018

Al respecto, la Secretaría de Energía (Sener) señaló que la reforma energética podría generar pérdidas por hasta 160 mil millones de pesos para el presente año.

“La apertura energética privilegió los permisos a particulares, que dejaron como consecuencia que la capacidad nacional instalada aumentara sólo 3.1 por ciento en 2018”, señaló el Prodesen de la Sener.

La capacidad instalada nacional pasó de 68 mil 958 megawatts en 2017 a 70 mil 53 el año pasado, de la cual 59.2 por ciento es generada por CFE, 19.2 por ciento por productores independientes y el resto por autoabastecimiento, importadores, exportadores, cogeneradores y pequeños productores.

Del total de los permisos aprobados por la CRE, mil 188 fueron entregados a privados por una generación de 84 mil 491 megawatts y 165 para CRE por 45 mil 558 megawatts.

El documento expone que CFE dejó de ser competencia para los generadores privados porque ya no construyó nuevas centrales de generación, aunado a que por contrato debía comprar la electricidad generada, asumir subsidios y riesgos en transporte y suministro.