Entre octubre de 2018 y marzo de este año, los volúmenes de gasolina importada por Pemex se redujeron 18.2%, en tanto que las compras externas de diesel cayeron 32.3%, lo que ayudó a reducir el desembolso de la empresa por ese concepto.  

Esto significó un ahorro para la Pemex de 680 millones de dólares en el caso de gasolinas y de 336.2 millones de dólares en diesel.

Información de la Dirección General de Petrolíferos de la Secretaría de Energía, del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de Petróleos Mexicanos (Pemex) detalla que el cambio en la estructura de las importaciones de combustibles automotores por la mayor participación de las empresas privadas incidió en una reducción de las compras en el extranjero que realizaba Pemex. 

Asimismo, el avance que han tenido los importadores privados es mayor en el caso del diesel, pues ya son responsables del ingreso de hasta el 30% del combustible proveniente del extranjero, principalmente del mercado de los Estados Unidos. 

Hasta antes de la liberalización del mercado, la empresa productiva del Estado era la única responsable de contratar embarques en el extranjero para complementar la demanda interna de combustibles. 

Un informe por separado mostró que Pemex importó un promedio de 898 mil 458 barriles de productos petrolíferos al día en febrero, que incluyeron las gasolinas automotrices y el diésel, así como aditivos para el combustible, lo que representó una caída de casi 12 por ciento en relación con lo que ingresó al país en el mismo mes, pero de 2018.

Como resultado, el gasto se redujo 26 por ciento en el lapso de referencia. Esto ocurre también en un contexto en el que el consumo de petrolíferos muestra una ligera contracción, pues en febrero del año pasado se vendieron 1.6 millones de barriles diarios, contra 1.4 millones del segundo mes de 2019.