A pesar de la estrategia del Gobierno Federal, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obradr, para detener el robo de combustibles a los ductos de Pemex, la ordena ilegal siguió aumentando en el primer mes del año.

El robo de combustibles aumentó a 1,565 tomas clandestinas en el mes de enero, un incremento de 49.6 por ciento frente a las 1,046 registradas en el mismo mes de 2018.

El estado de Hidalgo encabezó el mayor número de tomas clandestinas del país con 508 perforaciones, un aumento de 265 por ciento con relación al mismo periodo de hace un años.

Es importante señalar que la entidad que gobierna el priista Omar Fayad sufrió en enero la peor tragedia asociadas al robo de combustible, en la región de Tlahehuilpan, con la explosión de un ducto en plena ordena de una toma clandestina, cobrando la vida de al menos 130 personas.

En segundo lugar se ubicó el Estado de México, gobernado por Alfredo Del Mazo, con 169 ordeñas ilegales, y en tercer lugar apareció Puebla, entidad que gobierna Guillermo Pacheco Pulido, con 156 tomas.

Pemex acotó que se han recuperado 442,000 litros de combustible, encabezados por un decomiso de 201,000 barriles en Veracruz; sin embargo, la estrategia actual aún no es eficiente, según pueden constatar las cifras.

El gobierno estima que se ahorrarán 50,000 millones de pesos durante 2019 derivados de la estrategia contra el robo.