Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, retomó el proyecto de un centro de acopio y distribución de gasolinas en las 700 hectáreas donde no fue construida la refinería Bicentenario, en la región Tula. 

“Se está hablando de que pueda servir para almacenar combustible, un centro de distribución porque está en un lugar estratégico”, refirió López Obrador.

En el proyecto fallido de la refinería Bicentenario en Tula, Odebrecht inició los trabajos iniciales de una planta que significará diez mil barriles de gasolina diarios adicionales; sin embargo, quedó inconclusa y terminarla cuesta 2 mil millones de dólares, apuntó el mandatario. 

López Obrador abundó que fue el primero en señalar que el pasado gobierno federal no terminaría la refinería Bicentenario y que solo harían la barda.

“Duele tener la razón, pero estamos resolviendo cómo lo hacemos y darle uso al terreno; estamos conscientes de eso”, evaluó.