El comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, advirtió que el sureste mexicano aún corre el riesgo de sufrir apagones y fallas eléctricas, por la falta de infraestructura suficiente para cumplir con el abasto de gas natural y electricidad en la península de Yucatán.

“Es una línea eléctrica que tiene una sola conexión entre Chiapas y la Península, que ya está desgastada y que con cualquier evento, se desconecta”, refirió García Alcocer.

El fin se semana los estados del sureste mexicano experimentaron un apagón por las fallas en la red de transmisión eléctrica que conecta esa región, un evento que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) asoció a la quema de pastizales por esas áreas.

“La infraestructura que conecta a la zona es muy endeble, por lo que se requieren de nuevas soluciones e inversiones para fortalecer su conectividad”, reiteró García Alcocer, durante un encuentro organizado por el centro de estudios Diálogo Interamericano.

Advirtió que las posibilidades de un nuevo apagón aumentan en la temporada de verano, debido a que ahora hay menos agua en las presas de Chiapas, que ayudan a la generación eléctrica, y la región se encuentra al límite de una alerta crítica por falta de abasto de gas natural.