Las señales de un futuro incremento en la inflación se vuelven cada vez más visibles. En Estados Unidos, la proyección de la inflación a largo plazo, que actualmente se sitúa en alrededor de 2 – 3%, sigue ahora una tendencia claramente al alza.

Esto es notablemente visible en el pronóstico de la inflación a largo plazo entre las compañías, lo que se mide por el aumento anticipado en costos de mano de obra por hora (+2.2% vs +1.8% en promedio de 2015-2017).

En otra señal tangible de esta necesaria redistribución del valor, Amazon ha decidido incrementar su salario por hora ($15 vs $12.45). En la zona euro, la inflación aumentó a más de 2% durante los meses recientes, impulsada principalmente por los precios más elevados de la energía.

La inflación subyacente por otro lado cayó por debajo de 1% (+0.9%). Una reciente reunión con un grupo de residencias para jubilados proporciona una clara ilustración de la inflación salarial, ya que se ha obligado a la empresa a conceder aumentos de 3 – 4% a su personal, con sede en Alemania.

En tanto, las tasas de interés reaccionaron a los comentarios de Jerome Powell con respecto a una posible aceleración en el ciclo del aumento a las tasas. Los rendimientos a 10 años de Estados Unidos se inclinaron en casi 20 puntos (3.23%) mientras que las tasas alemanas se incrementaron en 10 puntos (0.56%).

La semana pasada dio inicio una fuerte rotación de sectores hacia acciones de valor y bancarias. Una probable baja en la calificación de Moody’s para Italia no necesariamente detonará más incremento en la volatilidad en los mercados locales de bonos. Las tasas a largo plazo se van aproximando hacia el umbral de la intervención (3.5%-4%).

Sin embargo, una baja de 3 o 4 de las principales agencias calificadoras sería un escenario desastroso, ya que relegaría al país a una categoría sin grado de inversión. En una junta reciente, el director general de un banco francés que opera en Italia opinó que esto no ocurriría. No obstante, la saga del presupuesto italiano e incluso el gobierno nacional aún no termina. La historia, una fiel y útil compañera de los gestores de fondos enseña sus lecciones mediante la repetición. Por tanto, no sería poco razonable imaginar que Italia quizá pronto tendría su 66o gobierno.