El gobierno de la Ciudad de México y Petróleos Mexicanos (Pemex) firmaron un pacto para implementar una estrategia conjunta para hacer frente al robo de combustible en la urbe, ya que el “huachicoleo” ha generado un repunte durante el último año en la CDMX.

José Ramón Amieva, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, resaltó que Pemex tiene un aumento de la merma de combustible, por lo que impulsan estrategias contra el creciente robo de hidrocarburos.

En lo que va del año, según cifras de Pemex, se han robado 358 mil barriles de combustible, por encima de los 344 mil barriles sustraídos en el 2017.

Amieva Gálvez, quien sostuvo una reunión con Carlos Alberto Treviño, director de Pemex, informó que se identificaron tres rutas a seguir para detectar, combatir y prevenir incidentes por el “huachicoleo” , ya que esta actividad ha registrado un aumento en algunas zonas de la capital.

“Las acciones para combatir esta problemática  se enfocarán en  garantizar, a través de las 386 estaciones policiales, la vigilancia y detención de personas que roban el combustible”, precisó Amieva Gálvez.

Agregó que se implementarán medidas en materia de protección civil que eviten accidentes, así como capacitación policiaca para detectar los vehículos oficiales de Pemex y la creación de brigadas para identificar puntos de “huachicoleo”.

El mandatario capitalino informó que actualmente las autoridades monitorean las zonas de la Ciudad de México para detectar cualquier actividad irregular relacionada con la ordeña de ductos así como la venta ilegal de combustibles.