Roció Nahle aclaró que la nueva refinería en Tabasco no será construida por Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Energía (SENER) o el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), debido que actuarán como “gerentes de proyecto” para dejar la edificación a empresas nacionales e internacionales.

En entrevista con La Jornada, la titular de la secretaría aseguró que nunca se dijo que no habría empresas mexicanas con capacidad para construir la refinería; incluso agregó que la obra se realizará en seis etapas y en cada una de ellas serán convocadas firmas nacionales y extranjeras.

 “Nunca dijimos que no había empresas nacionales con capacidad para construir la refinería”, señaló en entrevista para el diario La Jornada.

La funcionaria defiende la estrategia gubernamental hacia el sector energético, que ha sido cuestionada en algunos ámbitos políticos, empresariales y académicos: “los mayores ataques al gobierno se han dado por las políticas energéticas; y eso es porque aquí es donde más intereses hemos afectado”.

Se extendió: “Somos un país petrolero y no podemos renunciar a eso. Producir petróleo y gas. Vamos a rehabilitar la infraestructura que tenemos de las refinerías, aumentar nuestra producción de combustibles. Pero necesitamos más combustibles, porque no somos autosuficientes”.